Kentucky. El jinete negro que quiere romper un hechizo de 119 años

Joe Draper
·7  min de lectura
Kendrick Carmouche en el hipódromo de Saratoga, en agosto de 2020.
CINDY SCHULTZ

Sylvester Carmouche era un jinete. Uno muy bueno. Ganó cerca de 700 carreras en hipódromos de gran categoría, como el Fairgrounds de Nueva Orleans y el Louisiana Downs, cerca de Shreveport. Sin embargo, mientras Kendrick crecía, los Carmouche eran vagabundos y viajaban a pistas de tierra en campos de caña de azúcar cortada y con nombres como The Quarter Pole y Cajun Downs.

Sylvester Carmouche había perdido su licencia para montar en los hipódromos autorizados después de realizar una maniobra audaz e imprudente durante una carrera con niebla. Pero Kendrick Carmouche, que este sábado intentará convertirse en el primer jinete negro en 119 años en ganar el célebre Derby de Kentucky, nunca pensó en su padre como “el jinete de la niebla”, como hicieron muchos otros. Pensaba en él como un doctor en carreras de caballos y como el “Pops” que lo llevaba a todas partes y le enseñaba todo.

Todavía piensa igual. Y dice que antes de que se ponga a correr el Derby con un potro llamado Bourbonic, abrazará a su padre y le dará las gracias por haberlo hecho el jockey y el hombre que es hoy. “Mira, tengo 37 años y he recorrido mucho camino, he trabajado mucho y me he mantenido positivo en los momentos difíciles”, dijo Kendrick Carmouche. “Todo eso lo aprendí de mi papá”.

Kendrick Carmouche buscará romper una serie de 119 años sin victorias de jockeys negros en el Derby
CINDY SCHULTZ


Kendrick Carmouche buscará romper una serie de 119 años sin victorias de jockeys negros en el Derby (CINDY SCHULTZ/)

La presencia de Carmouche en la puerta de salida estará cargada de historia. Sabe que un jockey negro, Oliver Lewis, triunfó en el primer Derby en 1875 y que 15 de las primeras 28 ediciones de la carrera fueron ganadas por jockeys negros. La última de ellas, por Jimmy Winkfield en 1902.

También es muy consciente del diálogo que mantiene la nación sobre las carreras. En junio pasado, cuando las carreras retomaron su rutina en Nueva York en medio de la pandemia, Carmouche ayudó a organizar un minuto de silencio en Belmont Park por las víctimas del Covid. Después, él y más de una docena de jinetes se arrodillaron en solidaridad con los que protestaban por el asesinato de George Floyd.

En junio pasado, en Belmont Park, en Nueva York, varios jockeys, entre ellos Kendrick Carmouche, arrodillándose en solidaridad por las protstas por el asesinato de George Floyd.
ADAM COGLIANESE


En junio pasado, en Belmont Park, en Nueva York, varios jockeys, entre ellos Kendrick Carmouche, arrodillándose en solidaridad por las protstas por el asesinato de George Floyd. (ADAM COGLIANESE/)

Sin embargo, a pesar de la importancia de su participación en el Derby, Carmouche dijo que pensaría sobre todo en su padre. “Me dio muchas lecciones y amor”, explicó. La primera lección fue que “los atajos” tienen consecuencias. Sylvester Carmouche estuvo en “el circuito de los arbustos” durante gran parte de la adolescencia de su hijo porque intentaba burlarse de los oficiales de carreras y del público apostador...

La trampa no fue el mejor camino

El 11 de enero de 1990, una espesa niebla se instaló en Delta Downs, en Vinton (Louisiana), y Sylvester Carmouche apenas podía ver el hocico de su caballo, por no hablar de los que competían a su lado. En la undécima carrera, Sylvester, a bordo de Landing Officer, parecía ganar fácilmente. Tal vez con demasiada facilidad. Landing Officer, una apuesta arriesgada de 23-1, ganó por casi 25 cuerpos y casi empató el récord de la pista para una carrera de una milla. Después, el veterinario de la pista se dio cuenta de que ni el caballo ni el jinete parecían agotados o sucios.

Sylvester Carmouche fue acusado de sacar a Landing Officer de la carrera cerca de la salida, escondiéndose en la niebla hasta que los otros caballos dieron la vuelta a la pista y luego volviendo a la carrera, por delante del grupo, cerca de la última curva. La Comisión de Carreras de Louisiana lo declaró culpable y le suspendió por 10 años.

“Lo hice. Me equivoqué. Cumplí mi condena”, dijo Sylvester Carmouche, de 62 años. “Lo único bueno que salió de esto fue el tiempo que pude pasar con Kendrick y mi familia”.

Sylvester Carmouche (xxx), en 1978 en Evangeline Downs, Louisiana.
Sylvester Carmouche (xxx), en 1978 en Evangeline Downs, Louisiana.


Sylvester Carmouche (xxx), en 1978 en Evangeline Downs, Louisiana.

Sylvester llevó a Kendrick a la escuela en pistas de pueblos de Louisiana como Carencro y Abbeville, donde los chicos habían estado aprendiendo a montar caballos de carreras durante más de un siglo. Esas pistas de arbustos forman parte de la cultura cajún. Eddie Delahoussaye, Kent Desormeaux y Calvin Borel, miembros del Salón de la Fama y ganadores del Derby de Kentucky, son algunos de los muchos jinetes cajún que desarrollaron su arte cuando tenían 11 o 12 años y estaban atados a la silla de montar en carreras de apuestas de hasta 10.000 dólares.

Sylvester Carmouche ganó montones de carreras en pistas de pueblos pequeños en su juventud, así como en su exilio. Cuando Kendrick cumplió 13 años, su padre estaba seguro de que había asimilado sus enseñanzas y las horas de práctica en los ponies Shetland de la familia. Así que montó a su hijo en un Pura Sangre y lo llevó a la puerta de salida de Acadiana Downs para que probara por primera vez la equitación de turf. “Lo hizo bien: terminó segundo en una carrera de cuatro caballos”, dijo Sylvester Carmouche. “Volvió con una sonrisa que aún no lo ha abandonado”.

Cuando Kendrick cumplió 16 años, obtuvo su licencia de jockey y comenzó a montar profesionalmente en Delta Downs. Conocía al menos a una persona en la sala de jockeys: su padre. La licencia de Sylvester Carmouche había sido restituida dos años antes, en 1998. Tan orgulloso como estaba de su hijo, Sylvester tenía una lección más para él: “Le dije que se fuera al Este. Louisiana era buena para mí, pero había un gran mundo ahí fuera para que lo viera y hiciera su propia vida”.

Así que, cinco días antes de cumplir los 17 años, Kendrick Carmouche trasladó su equipo a la zona de Filadelfia para enfrentarse al circuito del Atlántico Medio. Conoció a la mujer con la que se casaría, formó una familia y se convirtió en un afamado jinete.

De vuelta a Louisiana, Sylvester Carmouche se ganó la atención por una razón más optimista, como piloto principal de Hallowed Dreams, una yegua que ganó 25 de sus 30 carreras, incluidas 16 consecutivas. Se retiró en 2013, a los 55 años, con 1348 victorias en pistas y más de 11 millones de dólares en premios. Todavía galopa algunos caballos cerca de su casa en Arnaudville, Louisiana.

En 2015, tras ganar cinco títulos de jinete en Parx, Kendrick Carmouche decidió que estaba listo para Nueva York, el principal circuito de carreras de Estados Unidos. Se presentó a los entrenadores trabajando con sus caballos -hasta una docena al día- por la mañana y aprovechando sus oportunidades en las carreras por la tarde.

En Nueva York, Kendrick Carmouche es todo negocio. Los miércoles se despide de su mujer, Whitney, de su hija, Olivia, de 15 años, y de su hijo, Kendrick, de 12, y sale de su casa en Newark (Delaware) para hacer un viaje de dos horas y media hasta un hotel cercano al hipódromo. Vuelve a casa el domingo después de su última carrera.

Este enfoque ha ayudado a Carmouche a ascender en la clasificación de jinetes cada año, ganando más montas y más dinero. El otoño pasado, ganó el título de jinete en Aqueduct, su primero en Nueva York, y actualmente es el número 7 del país en ganancias.

Nadie más en la colonia de jinetes de la Asociación de Carreras de Nueva York se parece a él. Tampoco ningún jinete de Pensilvania, Virginia Occidental, Delaware o cualquier otro lugar donde haya montado. Los jockeys negros fueron expulsados del deporte en la época de Jim Crow y ahora son una rara avis en la competición.

Sylvester Carmouche, padre y mentor de Kendrick, le tiene fe para el Derby
Abdul Aziz


Sylvester Carmouche, padre y mentor de Kendrick, le tiene fe para el Derby (Abdul Aziz/)

Carmouche dijo que su raza nunca le ha frenado en el deporte y señaló sus más de 3400 victorias en su carrera y sus más de 118 millones de dólares en ganancias de bolsa como prueba. “Trabajo duro. Soy amable con todo el mundo”, dijo. “Si me tratas igual, no me importa si eres rosa o verde. Eso también lo aprendí de Pops”.

Ahora, Carmouche tiene su primera montura en el Derby de Kentucky, que, quizá de forma apropiada, es una apuesta arriesgada para reclamar la guirnalda de rosas (el distintivo de la tradicional carrera). A principios de este mes, Bourbonic, en el Wood Memorial de Aqueduct, estuvo detrás de los otros ocho caballos durante una milla. Sin embargo, en la recta final, Carmouche besó a su caballo, le frotó el cuello y sacó toda su velocidad para ganar por el hocico.

“Todo lo que he querido es una oportunidad”, dijo Carmouche. “Me la he ganado en todos los sitios en los que he montado. Ahora tengo la oportunidad de traer a casa esas rosas. Yo no contaría conmigo...”.