Kaepernick es persona no grata en una liga que los prefiere callados y en pie

Al exquarterback de San Francisco 49ers, Collin Kaepernick, la vida le dio y le quitó a partes iguales.

Una de sus mayores virtudes tienen mucho que ver con sus logros como timonel y líder el equipo. Tuvo un papel protagónico en la ruta hacia la Super Bowl de 2012 (quedó a cinco yardas de ganarlo) y mantuvo al conjunto conectado con la excelencia durante varios años.

Colin Kaepernick en Santa Clara, California antes de un juego de San Francisco 49ers en octubre de 2016.

Pero su faceta como jugador tomó un prisma social distinto. Kaepernick decidió alzar la voz como hicieron en la época otros atletas como Kareem Abdul-Jabbar, Tommie Smith y John Carlos con el ‘Black Power’ de los convulsos años sesenta como campeones olímpicos de atletismo, o el icónico boxeador, Muhammad Ali.

Los atletas estadounidenses, Tommie Smith y John Carlos durante la entrega de medallas de los 200 metros en los JJOO de México 1968.

Todos ellos fueron criticados, pero también ensalzados y su ira vino de la desigualdad de una sociedad casposa. La historia de Kaepernick más de 50 años después es muy parecida, tanto que da la sensación de que apenas pasó el tiempo.

La vida le dio a Kaepernick exposición mundial como jugador de la NFL, también las agallas de plantar la rodilla durante el himno nacional estadounidense sin importar lo que dijeran de él. Su gesto dio la vuelta al mundo. El presidente Donald Trump le ninguneó, periodistas de Fox News se le echaron a la yugular y parte de la sociedad estadounidense le ignoró como ahora lo están haciendo los propietarios de la NFL.

Otra parte, en cambio, le ha encumbrado como un héroe capaz de crear una tendencia que ha sido seguida por muchos. Que plantar la rodilla durante el himno por una causa justa molesta, pues más razón para llamar la atención. A Kaepernick no le faltaron seguidores de la talla de Stephen Curry, Kevin Durant, Chris Paul o LeBron James, entre otros muchos.

La revista GQ le eligió esta semana como “Ciudadano del Año” en el que fue un premio a su valentía y deseo de cambiar la situación en la que vive la población afroamericana en EEUU. En ese mismo instante, periodistas como Britt McHenry le volvieron a echar a los leones.

“Ponte calcetines que dicen que los policías son unos cerdos; ponte una camiseta de Fidel Castro como una declaración de moda EN MIAMI; denuncia a la NFL por conspiración cuando compara a los propietarios como propietarios de ‘esclavos’… Gana el ‘Ciudadano del Año’. Sé un militar estadounidense… no ganes nada. Esto es una broma, GQ. #Kaepernick, escribió la reportera de Fox, McHenry.

Lo cierto es que como agente libre, Kaepernick no está teniendo ninguna suerte. Con la temporada NFL comenzada, el timonel es uno de los cientos de jugadores que están desempleados. ¿Cuestiones deportivas? ¿Cuestiones ideológicas? ¿Miedo a tener a un tipo con las ideas claras y ganas de ejecutarlas?

Ni todo ni tan poco, pero lo cierto es que resulta extraño que hasta 41 quarterbacks hayan sido firmados en la NFL desde que Kaepernick optó por rescindir su contrato con los 49ers. En la terna de jugadores con sus características se encuentran nombre como Josh Johnson, que la última vez que lanzó la ovalada en un juego de la NFL fue en 2011, Brandon Weeden, Ryan Nassib, Brock Osweiler o Brian Hoyer. Kaepernick no es peor que ninguno de ellos.

Colin Kaepernick tira un pase durante un juego del año pasado entre San Francisco 49ers y Atlanta Falcons.

El que siga desempleado es cuanto menos curioso cuando hay equipos tan necesitados como Miami Dolphins, Arizona Cardinals, Houston Texans o los propios Green Bay Packers, planteles que han visto como sus buques insignia caían lesionados. Otros, por defecto, como Cleveland Browns, Indianapolis Colts o San Francisco, no fueron capaces de encontrar a un pasador apropiado para esta temporada que ya va por la mitad.

Cuesta creer que no haya un hueco para Kaepernick por un asunto meramente deportivo, cuando durante seis temporadas en los 49ers apareció en dos campeonatos de Conferencia Nacional, quedó muy cerca de erigirse campeón de la Super Bowl y se hizo un hueco en la NFL por delante nada más y nada menos del dos veces Jugador Más Valioso, Aaron Rodgers.

Los excompañeros Aaron Rodgers y Colin Kaepernick se saludan en 2015.

Estas son solamente algunas de las credenciales que hacen inverosímil el que siga siendo agente libre, a no ser, claro, que los propietarios de la NFL prefieran tener a jugadores que callen y jueguen.

Desde luego, ésa no es la liga en la que los Kaepernicks del deporte de élite estadounidense se sienten más cómodos.

También te puede interesar: 

VIDEO: Jugador de fútbol americano golpea con fuerza en la cara a su entrenador y es expulsado del equipo

Un médico golpeó a un tiburón en la cara para salvarse

¿Un “Mundial alternativo” con las selecciones que no clasificaron a Rusia?