Juventud, el tesoro y secreto del "Tata" en Selección

El Universal

Daniel Blumrosen, enviado

PANAMÁ, Panamá, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- Pese a no presumir la etiqueta de europeo, Rodolfo Pizarro es una pieza clave en el esquema de Gerardo Martino. No resulta extraño, porque aún es joven (25 años) y suele mostrar calidad con la elástica nacional: cualidades básicas para el "Tata".

El proceso que ha iniciado en el Tricolor se caracteriza por el impulso a los futbolistas no veteranos, porque la idea es generar una base para el futuro. La muestra: la alineación utilizada en el estadio Rommel Fernández tuvo un promedio de 24.8 años de edad. Sólo Héctor Moreno rebasaba los 28 años (31).

"Le da mucho impulso a los jóvenes, pero tenemos que demostrarle al 'profe' que por algo estamos", sentencia Pizarro, quien ha jugado en 10 de los 15 encuentros dirigidos por Martino. "Todos buscamos tener buenas actuaciones y responder"... Como él lo hizo en el ardiente campo panameño. En la jugada que terminó en la primera anotación de Raúl Jiménez, el volante del Monterrey recibió falta, pero se levantó y sirvió para Roberto Alvarado.

Y Rodolfo agradece la confianza del "Tata", pero sabe que debe retribuirla con buen funcionamiento. "Sabemos que son partidos muy disputados, de mucho roce, de bastantes faltas y patadas, pero así son los partidos contra Panamá y otros equipos de Concacaf, y sí, afortunadamente se han dado los resultados", aplaude.

El sueño de ser titular en un Mundial sigue intacto, pese a que todavía no se cristaliza el de cruzar a océano para ir a un club de Europa. "Falta mucho para eso [Qatar 2022], pero debemos seguir demostrando. Los resultados se están dando y eso siempre será agarrar mayor confianza".

Qué leer a continuación