20 años creyendo que las Jumpers eran estrellas y resulta que son ranas

M. J. Arias
·3  min de lectura

En las últimas horas a muchos niños de los noventa (y alguno más reciente) se les ha caído una venda de los ojos. Resulta que llevaban más de dos décadas creyendo que los Jumpers tienen forma de estrella cuando resulta que en realidad son ranas. Siempre fueron anfibios. Una polémica tan divertida como viral surgida a raíz de un anuncio que ha provocado que la propia compañía fabricante del snack emita un comunicado oficial para aclarar el malentendido, su historia e iluminar a los tuiteros con tanta guasa como mensaje positivo de aceptación.

Todo comenzó con un anuncio publicado este martes en el que preguntaba a los consumidores si sabían que las Jumpers en realidad son ranas. “Soy una rana, no soy una estrella”, decía la canción el spot. Una declaración de identidad que generó confusión en muchos a nivel viral. ¿Cómo que no son estrellas? ¿Cómo que son raras? Y entonces, cosas de Twitter, el mundo virtual se dividió entre quienes llevan toda la vida creyendo que estaban comiendo estrellas y quienes saben desde el primer bocado con sabor a mantequilla que eran ranas.

La historia llegó a tal punto que desde Jumpers decidieron que lo mejor era lanzar un comunicado para aclararlo todo. “A ver, visto el debate montado por nuestro anuncio de que somos ranas y no estrellas, os debemos una explicación”, comienza el texto repartido a lo largo de varios tuits. “Jumpers son, han sido y serán siempre ranas, pero entendemos que parecemos estrellas. No tenemos nada en contra de las estrellas, pero es que somos ranas”, aclaran.

Cuentan en su hilo que todo comenzó la ilusión que les hacía crear unas “ranitas de mantequilla” hace más de “dos décadas en Ejea de los Caballeros, Zaragoza”. El problema, parece ser, es que “las cosas no siempre salen como uno quiere, peña. Las máquinas de hacer snacks de hace 20 años no son muy precisas que digamos y al final salimos así”.

Visto el resultado, cuentan que llamaron ‘jumpers’ (saltadores) a su creación para “dar una pista, porque las ranas saltan” y “también regalamos en los 90 ranitas de colores”. Aquello no sirvió de mucho, parece ser, porque “la gente seguía pensando que éramos estrellas”. Entonces, al principio, reconocen que les entristeció un poco, pero “ahora estamos orgullosos de tener esta forma”.

Y ahí es donde, de pronto, se cuela todo un mensaje de positivismo y aceptación personal. “En estos 20 años hemos aprendido a aceptarnos como somos. Os invitamos a hacer lo mismo”, reza uno de los mensajes.

Siempre en todo de humor y desenfadado, lamentan si esta revelación ha roto alguna infancia, pero recuerdan que en este caso “lo importante es la mantequilla, peña”. Acaban dando las gracias a los que siempre defendieron que eran ranas y no estrellas “y ya está, eso era todo. Venga gente, a valorarse como somos y ser felices con la forma que uno tiene”.

EN VÍDEO | Un trabajador de KFC horroriza a los clientes de la cadena mostrando la manera de preparar su famosa salsa