Julio Urías y la oscura mancha en su carrera con Dodgers

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 29 (EL UNIVERSAL).- Julio Urías ha tocado el cielo con las manos y hoy vive el mejor momento de su carrera con los Dodgers de los Ángeles.

El mexicano fue parte fundamental para que la novena angelina conquistara su campeonato número siete, luego de vencer en seis juegos a los Rays de Tampa Bay.

Sin embargo, no todo ha sido "miel sobre hojuelas" para el lanzador mexicano, que hoy se ha convertido en el nuevo ídolo nacional.

En mayo del 2019, el nacido en Culiacán, Sinaloa, fue detenido tras protagonizar un altercado con una mujer en un estacionamiento a la que habría empujado en la noche del lunes 13, cerca de las 19:30 horas en Beverly Center.

El beisbolista estuvo detenido algunas horas y salió tras pagar una fianza de alrededor 20 mil dólares. Debido a esto, las Grandes Ligas le impusieron un castigo de 20 juegos que el mexicano aceptó.

"Hoy acepté una suspensión de las Grandes Ligas y acepté no ejercer mi derecho a apelar", escribió Urías en un comunicado. "Aunque las autoridades determinaron que no se justificaban cargos de ningún tipo, acepto toda la responsabilidad por lo que fue mi conducta inapropiada durante el incidente”, agregó el sinaloense en el texto publicado el 17 de agosto del año pasado.

Ahora, Urías es uno de los responsables de que los Dodgers se hayan proclamado campeones de la Serie Mundial, después de 32 años sin gallardete.