Julián Álvarez, el soñador que debutó en la selección con su ídolo Messi: su historia y los números que explican su presente

·4  min de lectura
Julián Álvarez con Messi, en un entrenamiento de la selección.
instagram

“Mi sueño es jugar un Mundial. Mi ídolo es Messi. Y soy hincha de River, del Barça, de Calchín y de la selección argentina”. Cuando recién daba sus primeros pasos en su pequeño pueblo, de poco más de 3.000 habitantes en la provincia de Córdoba, una cámara captó las palabras de Julián Álvarez en un video que por estos tiempos se hizo viral. Pese a su corta edad, ya soñaba a lo grande mientras se lucía en las canchas de tierra de su localidad. Hoy, su talento se desparrama por el Monumental con la camiseta de River y empieza a florecer con la albiceleste en la selección mayor: el jueves debutó oficialmente en Santiago del Estero en el empate 1-1 con Chile por las Eliminatorias Sudamericanas. Y lo hizo al lado de su gran ídolo, Lionel Messi.

En su debut, ingresó por Ángel Di María para jugar la última media hora del partido y, al igual que Ángel Correa, renovó el ataque argentino y aportó chispa y precisión para jugar en los metros finales. Según los datos de Opta, parte de Stats Perform, Álvarez tocó 28 veces la pelota, completó correctamente los 14 pases que intentó, ganó los dos duelos de pelota que disputó, aportó un pase clave y solo perdió una vez la posesión. Con la número 9 en la espalda, estuvo a la altura de las expectativas, se mostró siempre como opción para recibir la pelota y se asoció bien con sus compañeros. Una buena carta de presentación para uno de los futbolistas con mejores números en 2021: es el jugador con más asistencias (10), más partidos jugados (26) y el primero en mayor participación en goles (16, con seis gritos) junto con Walter Bou de Defensa y Justicia en todas las competencias durante el año.

A los 21 años, y a pesar de no ser una pieza inamovible en la estructura de Marcelo Gallardo en River, la convocatoria de Álvarez no fue una sorpresa. El técnico Lionel Scaloni vio en el delantero una figura polifuncional que ofrece soluciones por todo el frente de ataque: puede jugar de número nueve, de extremo, de mediapunta y hasta de volante por afuera. Con potencia física, inteligencia para jugar, técnica con la pelota, buena definición y pase, también aporta ese necesario sacrificio defensivo que tanto se ve en los equipos del Muñeco. Y que para Scaloni también es una variable necesaria en la idea que busca imprimirle a su equipo.

“Es un jugador que a los entrenadores nos encanta. Por su calidad, por su generosidad, por su picardía. A cualquier cuerpo técnico le gustaría tenerlo. Es un chico muy joven y tiene mucho recorrido por delante”, dijo Gallardo en enero de 2020, cuando el jugador se lució en el Sudamericano que ganó la selección Sub-23 para clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Ahora, mientras brilla en River y empieza su camino en la selección mayor, la gran aparición de la cantera millonaria tiene los ojos de los clubes europeos encima: en Núñez hay expectativa por lo que pueda suceder con su futuro. La idea es retenerlo para disfrutarlo lo máximo posible, pero la dirigencia y el cuerpo técnico saben que las ofertas pueden empezar a aparecer mientras su nombre ya retumba fuerte en el viejo continente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Álvarez ya tuvo un paso por el fútbol europeo. Nacido en Calchín, a 110 kilómetros de la capital, a los 11 años vivió una oportunidad única: se probó en Real Madrid durante un mes, pero, como recién podían ficharlo a los 13, prefirió no alejarse de su familia. Siguió con el fútbol, tuvo pruebas en Boca, Talleres y Belgrano, lo pretendió Newell’s y hasta vivió en la pensión de Argentinos Juniors, pero siempre le costó dejar a sus seres queridos. Hasta que a fines de 2015 apareció River en el camino de la “Araña”.

En 2016 comenzó en séptima, al año jugó en sexta y en la Reserva, y en 2018 comenzó a cumplir varios sueños: fue sparring en el Mundial de Rusia, firmó contrato hasta junio de 2021 (con una cláusula de 15 millones de euros) y el 27 de octubre debutó como profesional al ingresar por Rodrigo Mora en el triunfo 1-0 sobre Aldosivi. Y no todo quedó ahí. Tras participar del Sudamericano y el Mundial Sub-20, el hijo de Gustavo (camionero) y de Mariana (docente), y menor de tres hermanos, debutó internacionalmente en la gran final del 9 de diciembre ante Boca, en el Bernabéu, y conquistó la Copa Libertadores.

Julián Álvarez controla la pelota con el pecho, en su debut en la selección mayor, el jueves ante Chile.
instagram


Julián Álvarez controla la pelota con el pecho, en su debut en la selección mayor, el jueves ante Chile. (instagram /)

Entre el inolvidable 2018 y el destacado 2019 comenzó a ganarse su lugar en el equipo. Y tras un inicio de 2020 sin demasiadas oportunidades, en el regreso del fútbol tras el parate por la pandemia de coronavirus explotó a toda máquina y se consolidó en los primeros planos del fútbol argentino y sudamericano con actuaciones destacadas. Hoy acumula 16 goles y 16 asistencias en 69 partidos jugados (3.751 minutos) y participa en un gol de River cada 117 minutos. Un presente destacado y un futuro más que auspicioso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.