Los dos últimos jugadores que suenan para reforzar al Barça

·2  min de lectura

Se viene un verano largo en las oficinas del Camp Nou. No solo por la situación de Messi, las otras renovaciones, las salidas o el posible fichaje de Memphis Depay. Joan Laporta y su equipo trabajan de manera incansable para conseguir reforzar una plantilla que para poder competir por todo, necesita sangre nueva. En un sinfín de rumores que apenas acaba de empezar, los últimos nombrados para reforzar a Barcelona son un extremo de la Premier League y un central de la Serie A.

 

Mundo Deportivo y Sport han publicado de manera separada notas que desde los nombres, invitan a ilusionarse. Raheem Sterling y Alessio Romagnoli, jugadores del Manchester City y AC Milan, son los últimos futbolistas en ser relacionados con el proyecto de Laporta, Koeman y Mateu Alemany.

Intercambios, el único camino

El punta del City sabe que a pesar de su buen rendimiento con los Skyblues, la competencia para jugar con Guardiola es cada vez más grande. Sport apunta que en Barcelona le siguen desde hace un buen tiempo y que si bien el futbolista tendría que bajar sus pretensiones económicas para venir, solo un intercambio podría acercarle al Camp Nou. Con Laporta buscando jugadores para su 4-3-3, el ingles encaja perfectamente por su polivalencia en ataque y ritmo en los últimos metros. Difícil, pero no imposible afirman.

Del otro lado está el capitán del Milan, a quien las lesiones le quitaron la titularidad está temporada. Un central zurdo de otras épocas, con liderazgo y buen físico para aguantar a los delanteros más rocosos. Con un contrato al que tan solo le quedan 12 meses, en Barcelona esperan que la buena relación con Raiola y la guerra que tiene el agente con Maldini, planteen el escenario perfecto para ficharle. Igualmente, un intercambio parece ser la única opción ahora mismo según Mundo Deportivo.

Si Barcelona puede fichar jugadores, no será en los próximos días. Desde la dirigencia tienen claro que no deben apurarse a cerrar refuerzos por los que no se esté 100% seguro y que sean realmente viables en lo económico. Se viene un verano muy largo y cargado en el Camp Nou.