Jugadores de Brasil critican la gestión del cambio de sede de la Copa América

·2  min de lectura
Imagen de archivo. Un hombre ajusta una pancarta de protesta que dice "¡No queremos la Copa, queremos la vacuna! Fuera Bolsonaro" afuera del estadio Maracaná en Río de Janeiro

BRASILIA, 9 jun (Reuters) - Los jugadores de la selección brasileña de fútbol criticaron la decisión de último minuto de cambiar la sede de la Copa América desde Argentina a Brasil en medio de un aumento de las infecciones de coronavirus, pero dijeron que participarían en el torneo de 10 países que comienza el domingo en Brasilia.

Brasil fue seleccionado inesperadamente para organizar la Copa América después de que los anfitriones originales se vieran obligados a echarse a un lado. Colombia se retiró en medio de una serie de protestas y Argentina lo hizo por un aumento de los casos de COVID-19.

Múltiples reportes de prensa en Brasil reportaron que los jugadores estaban molestos debido a que no se les había consultado la decisión, así como por las posibles consecuencias en la salud pública, y algunos futbolistas supuestamente estaban reacios a participar.

En un comunicado publicado en línea el miércoles, los jugadores brasileños se declararon "insatisfechos" con la manera en que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) tomó la decisión.

"Por diversas razones, ya sean humanitarias o profesionales, estamos insatisfechos con la conducción de la Copa América por parte de la Conmebol", afirmaron los jugadores. "Todos los hechos recientes nos llevan a creer en un proceso inadecuado en su realización".

Agregaron que no querían hacer de su oposición un tema político y dijeron que nunca habían considerado un boicot.

"Estamos en contra de la Copa América, pero nunca le diremos no a la selección brasileña".

El comunicado se conoció poco después de que Brasil venció 2-0 a Paraguay en un partido por las eliminatorias disputado en Asunción, un resultado que los mantiene en la primera posición para clasificar al Mundial de Qatar 2022.

La decisión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de autorizar la organización del torneo fue recibida con sorpresa, dado que el país ha registrado más de 476.000 muertes por el COVID-19, más que cualquier otro país después de Estados Unidos.

Brasil jugará el primer partido del torneo contra Venezuela el 13 de junio. Los encuentros se disputarán en cuatro ciudades, antes de culminar con la final en Río de Janeiro el 10 de julio.

(Reporte de Andrew Downie y Anthony Boadle; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.