Jugadores del Bayern y Hoffenheim respondieron de una manera inusual ante el agravio de los hinchas: se pasaron la pelota entre ellos

LA NACION
lanacion.com

Bayern Munich le ganaba 6-0 como visitante al Hoffenheim por la Bundesliga cuando el referí Christian Dingert decidió interrumpir el partido. ¿El motivo? La hinchada del Bayern exhibía pancartas en las que trataba de "hijo de puta" a Dietmar Hopp, presidente del club rival. Hopp, que seguía el partido junto con Karl Heinz Rummenigge, gloria del Munich y de la selección germana, actualmente presidente de la entidad, no lo podían creer. Jugadores y dirigentes del Bayern, furiosos con los ultras, se acercaban hasta las gradas para pedirles que modificaran la actitud y sacaran los carteles.

La reacción de los hinchas del Bayern no era desconocida en el fútbol alemán: la misma actitud habían tenido el fin de semana pasado algunos aficionados del Borussia Moenchengladbach, como reacción a la sanción que la Federación Alemana de Fútbol impuso a los fanáticos del Borussia Dortmund por mostrar carteles similares.

La reacción de los jugadores: se pasaban la pelota

Los jugadores del Bayern reprendieron a sus aficionados antes de que se reanudara el juego. Rummenigge parecía avergonzado y colocó su brazo sobre Hopp para mostrar su solidaridad. Hopp es uno de los alemanes de mayor fortuna y también está entre los más adinerados del planeta, de acuerdo con rankings de la revista Forbes. Su fortuna se estima en más de 5300 millones de euros. Entre otras cosas, patrocina económicamente al Hoffenheim y es co-fundador de la empresa de software SAP AG.El juego volvió a ser suspendido poco tiempo después cuando se mostró otro cartel difamatorio. Todo el equipo del Bayern corrió para protestar contra las acciones de sus hinchas. El técnico Hansi Flick, el entrenador asistente Hermann Gerland y el director deportivo Hasan Salihamidzic estaban visiblemente molestos por las interrupciones.

Eventualmente se reanudó el partido, pero no se jugó más fútbol. En los últimos 12 minutos del encuentro, los equipos sólo se pasaban la pelota entre ellos, con el Bayern ganando 6-0 y con Hopp en el campo, acompañado por el presidente del Bayern Karl-Heinz Rummenigge, mientras los hinchas locales les aplaudían. Una situación inusual y que le puso fin a una jornada nuevamente polémica de los hinchas en contra del empresario Hopp.

El motivo de la ira con Hopp

¿Por qué tanto encono con Hopp? La historia se remonta a 2011, cuando todavía no era presidente del club. Y durante un partido, pretendió echar de la cancha del Hoffenheim a los ruidosos hinchas del Borussia Dortmund. Luego, la figura de Hopp empezó a tomar preponderancia y paulatinamente se ganó los reproches de muchos clubes que participan en la Bundesliga. Le cuestionan que esté alterando la esencia del fútbol alemán con su poder económico.

El Hoffenheim llegó a la Bundesliga en 2008 gracias al aporte económico de Hopp gracias y tomó el control en 2015 al adquirir la mayoría del paquete accionario. Ello fue en contra de una tradición en Alemania, que marca que los asociados deben ser parte mayoritaria de la propiedad del club.

A partir de ahí, la figura de Hopp aglutina odios y reprobaciones. No justifica lo sucedido este sábado en la cancha de Hoffenheim por parte de los hinchas visitantes. Y generó una reacción atípica de los protagonistas del espectáculo. Un mensaje profundo.

Fuente: AFP

Qué leer a continuación