Cicinho reconoce que era alcohólico mientras jugaba en el Real Madrid

LA NACION
lanacion.com

El brasilero Cícero João de Cezare, más conocido como Cicinho, se retiró del fútbol profesional en marzo de 2018 a los 37 años por las sucesivas lesiones en sus rodillas que le impidieron sostener el nivel. Pero, por fuera de los inconvenientes físicos, hubo una adicción que persiguió al ex lateral derecho de Real Madrid y la Selección de Brasil durante más de 20 años en plena carrera: el alcoholismo.

En una columna publicada ayer en el diario 'Estado de Sao Paulo', Cicinho contó su historia y dio a conocer detalles de la enfermedad que sufrió desde que era muy joven."Comencé a beber con 13 para 14 años, cuando fui para el Botafogo de Ribeirao Preto. Me dijeron que la cerveza era buena y bebí. Todo comenzó con el primer trago y no paré hasta los 30 años. Casi 20 años bebiendo", confesó el exfutbolsita en su escrito.

Con pasos por Atlético Mineiro, San Pablo, Real Madrid, Roma y Vilarreal, entre otros clubes de su carrera que se extendió de 1999 a 2016, el brasilero aseguró que llegó a beber "más o menos diez cervezas por día" mientras jugaba profesionalmente. "Solo bebía cerveza porque no tenía dinero, pero después pasé a beber de todo. Y también fumé durante 11 años, de 1999 a 2010. Solo fumaba cuando bebía, pero mira que bebía.... Todo el día", agregó en el texto.

"Siempre fui un enamorado del fútbol. Cuando Dios da un don y no sabemos administrarlo es porque hay algo que va mal. No tenía más placer de entrar en campo, entrenar y concentrarme. Tenía 30 años y estaba jugando con el Roma, en 2010", señaló y contó que comenzó a cambiar su vida cuando conoció a su actual esposa. "Ella me animó a conocer los principios que tenía, que eran orientados a la palabra de Dios, y fue así que tuve mi transformación".

El palmarés de Cicinho incluye el Campeonato Paulista, la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes en 2005 con San Pablo, la Copa Confederaciones con Brasil en 2005 y la Liga de España con Real Madrid en 2007. Además, jugó el Mundial de Alemania 2006 en el que su selección llegó hasta cuartos de final.

"El fútbol fue una fase en mi vida. Ahora mi fase es mostrar mi testimonio y ayudar a las personas para que no caigan en el camino donde yo caí. Doy conferencias de motivación. No estoy en condiciones para jugar. Mi mente es de exfutbolista, mi cuerpo ya está acostumbrado. Fui muy criticado, pero hablo abiertamente porque superé todos los traumas. Hace ocho años que no tengo problemas con el alcohol y el cigarro. Espero que las personas lo miren por el lado del auxilio porque es triste ver a grandes jugadores del fútbol brasileño y mundial con el poder de influir por el lado bueno, y que lo hacen por el lado malo", sentenció.

Qué leer a continuación