Un ex jugador de la Premier recordó cuando le dejó una cabeza de cerdo a un compañero en el vestuario

LA NACION

Ryan Shawcross contó que la macabra broma pudo haber tenido serias consecuencias por cuestiones religiosas.