Juegos Panamericanos: tras 8 años, vuelve la pelota, un deporte como para que la Argentina sume en el medallero

Federico Koniszczer
lanacion.com

Luego de ocho años, por su ausencia en Toronto 2015, la pelota vuelve en Lima a los Juegos Panamericanos. Contará con 13 jugadores argentinos en nueve categorías, como los hermanos oriundos de Vicente López Sebastián y Santiago Andreasen, el campeón mundial Juan Pedro Pecker, el nacido en Benito Juárez Emiliano Narbaits, la platense campeona mundial y panamericana María Liz García Calderón, la tucumana Cynthia Pinto y la entrerriana, también monarca, Johana Zais.

Las especialidades de pelota son 15 en total, de las cuales la delegación nacional participará en nueve, entre ellas, paleta con pelota de goma en trinquete (masculino y femenino), paleta con pelota de goma en frontón (masculino y femenino), frontenis (ambos sexos), paleta con pelota de cuero en frontón de 36 metros masculino y frontón peruano femenino. "El frontón peruano no pertenece a la pelota vasca y se lo incluyó solamente por condición del país organizador. Cuando terminemos la participación allí, no vamos a jugarlo más", aclaró Guillermo Filippo, el jefe del equipo argentino y director técnico nacional, uno de los cinco miembros del cuerpo técnico que prepara a los pelotaris.

El Palacio de Deportes de Mar del Plata albergó parte de la preparación del seleccionado albiceleste, que realizó un par de entrenamientos abiertos al público el 21 y el 22 de junio. "Luego, en julio, viajamos a San Luis, ya que ahí hay un trinquete igual al de Perú", apuntó Santiago Andreasen, que es uno de los pocos profesionales argentinos en este deporte. "Creo que la mayoría tiene becas", estimó el bonaerense. El equipo nacional viajó este jueves a Lima, comenzará a competir este domingo y finalizará su participación el sábado 10.

Uno de los subsidiados es Emiliano Narbaits, que contó su caso: "Tenía una beca muy chica de la Secretaría de Deportes hasta hace tres meses. Con un solo viaje para entrenarme la plata ya se iba, porque vivo a 400 kilómetros de Buenos Aires y nos entrenamos cada 15 días". A la economía de Narbaits, como a las de los otros pelotaris, le vendría muy bien un gran desempeño en Lima 2019, porque el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) proveerá premios a quienes tengan destacadas actuaciones en los Panamericanos: en especialidades individuales las recompensas serán de 200.000 pesos a quienes logren medallas doradas, 120.000 a los que consigan plateadas y 75.000 a los que resulten terceros, y en competencias colectivas recibirá 2.000.000 de pesos cada equipo campeón, 1.200.000 cada conjunto subcampeón y 750.000 el que obtenga un tercer puesto. Los que suban a podios y no estén gozando de becas del Enard recibirán una.

Detrás de esos montos existe un esfuerzo mental y físico importante durante muchos meses para llegar en óptimas condiciones a los Panamericanos. Irina Podversich, una de las integrantes del seleccionado de pelota, tiene mucha confianza y se anima a pronosticar resultados: "En trinquete damas y caballeros podemos ganar el oro. En frontón de 30 metros con pelota de goma, en ambos sexos, plata u oro. En frontenis, bronce o plata. Y en frontón de 36 metros, sin dudas el primer puesto". Con ella coincide Filippo, el entrenador: "Tenemos excelentes expectativas para ganar varias medallas doradas. En pelota nos hacemos fuertes porque ganamos todos los mundiales y estamos invictos. La ductilidad de nuestros jugadores es siempre efectiva".

En caso de que las predicciones sean correctas, la Argentina igualaría o estaría cerca del rendimiento de Santo Domingo 2003, cuando obtuvo dos medallas doradas, una plateada y una de bronce. Esos números se unen a otros como para dar una muestra de lo relevante que es este deporte en el medallero para el Comité Olímpico Argentino (COA). En Guadalajara 2011 la cosecha fue de 4 oros y 3 bronces, y en Mar del Plata 1995 lo colectado fue 4 oros, 2 platas y 2 bronces. En total, 19 medallas entre esas tres realizaciones de los Juegos. Nada mal para el COA. Máxime cuando se considera que la pelota, un deporte entre decenas de los que protagonizan la cita americana, le aportó 5% de las medallas hace 24 años, 6,3% hace 16 y 9% hace ocho. Puede ser muy útil para el objetivo de la delegación nacional, que aspira a, por lo menos, mantener el séptimo puesto retenido en Toronto 2015, cuando obtuvo 75 medallas (15 doradas, 29 plateadas y 31 de bronce).

"La pelota paleta es fuerte porque es deporte nacional, como el pato; en todo el país hay canchas de pelota y se juega mucho. Puede sumar mucho en el medallero porque participamos en nueve especialidades y tenemos un equipo extraordinario, con una gran preparación. Este es uno de los deportes que más campeonatos del mundo le dieron a la Argentina", destacó el presidente de la Confederación Argentina de Pelota, Ricardo Bizzozero.

Aun en medio de sus éxitos panamericanos para el deporte albiceleste, la pelota debe luchar mucho por tener mayor visibilidad, para que aumente el interés por practicarla y por verla. "Para que el deporte tenga masividad es necesario filmarlo. La dificultad está en que las canchas son blancas, y la pelota, negra, lo que hace casi imposible seguirla dada su velocidad. Para que la filmación sea buena, se requiere una cancha verde y una pelota blanca", advirtió Juan Pedro Pecker, otro bonaerense. "Lo importante es que sigamos sumando gente, auspiciantes que permitan que el deporte sea difundido, y así crecer", agregó. En tanto, Bizzozero, miembro de la junta directiva de la Federación Internacional de Pelota Vasca, subrayó: "Es muy importante para nosotros participar en los Juegos Panamericanos, mostrar nuestro potencial y que nuestro deporte tenga la visibilidad que merece por los logros que puede conquistar. Se está haciendo una gran preparación y los pelotaris van mejorando en el nivel global". No obstante, la organización de Lima 2019 no proveerá televisación oficial en pelota, a pesar de que la disciplina entregará muchas preseas.

En Toronto 2015 la Argentina cosechó seis medallas doradas menos que en Guadalajara 2011 (15 contra 21), y eso hizo ostensible la ausencia de la pelota. "No estuvimos en Toronto porque Canadá no posee tradición en la pelota y no se llegó a construir canchas a tiempo. El deporte volvió ya que en Perú realizaron complejos pelotaris de primer nivel", explicó Bizzozero. Las canchas de Lima se suman a las otras existentes en Bolivia, Chile, Colombia, Panamá y Uruguay.

Los jugadores de pelota tendrán acción durante seis días consecutivos en el Complejo Villa María Del Triunfo Andrés Avelino Cáceres, con medallas en juego en cada jornada. Entre los rivales estarán México, Chile, Cuba, Perú, Estados Unidos, El Salvador, Uruguay y Venezuela, tanto en hombres como en mujeres.

Qué leer a continuación