De qué la va el juego de Sampaoli: diez claves para entenderlo

No repetir formaciones, charlas técnicas individuales, merecimiento por llegadas, análisis de video contra análisis dentro de la cancha.

1) Amateurismo: Con la Copa América en Chile, Sampaoli tomó una postura atípica que sorprendió a los jugadores: "No había tanta necesidad de que este grupo tuviera que ganar la Copa. Porque Chile en cien años no la había ganado nunca. Ponerse esa mochila encima era ridícula y la íbamos a sufrir . Queríamos respetar una idea. La obligación era no ganar de cualquier forma sino el disfrute. Y eso fue generando que el equipo se construyera como obligación una forma de jugar y no que tenga directamente la única perspectiva de ganar el torneo porque eso era totalmente suicida". El entrenador apela a un sentimiento que

2) Nada de equipo que gana no se toca: Sampaoli entiende el trabajo de entrenador como un desafío intelectual. Cree que hay que crear tácticamente, dentro de una línea de concepto futbolístico, que no le permita al rival saber lo que vas a hacer. Cada partido es diferente y si te repetís te sacan la ficha. Por eso, es difícil definir cuál será su sistema de juego. 

3) Charlas individuales no grupales: "Las charlas técnicas cansan y a veces terminan siendo más para los entrenadores que para los jugadores. A veces, simplemente, se me ocurre mandarle algunos videos por Whatsapp a algunos jugadores, durante la semana, y ni se los comento. A otros sí. No hay trato más desigual que tratar a todos por igual. Cada uno es distinto. Uno tiene miedo, otro tiene valor. La generalidad de un discurso frente a un grupo a veces sirve solamente para justificar la profesión. Pero no tiene que ser así", describe Sampaoli, en una idea que aprendió de Guardiola, que, a su vez, Pep le robó a Julio Velasco, entrenador de vóley de la Selección argentina.

4) Espacio sobre posición: Sampaoli armó en la Selección de Chile un sistema de 4-3-1-2, pero con los dos delanteros como extremos -Alexis Sánchez por izquierda y Eduardo Vargas por derecha-. Jorge Valdivia como enganche. El puesto de centrodelantero nadie lo ocupaba fijamente porque el esquema apuntaba a que cualquiera de los otros jugadores terminara en esa posición en situación de ataque, ya fueran los interiores -Vidal o Aránguiz- o los laterales o los propios wines.

5) Posesión: Como Bielsa y como Guardiola, Sampaoli analiza el rendimiento de un equipo en un partido de acuerdo a la cantidad de situaciones de gol que fue capaz de crear. Jugar bien o jugar mal depende de esa variable. A la posesión de la pelota la entiende como un método para llegar a eso y para que el rival no acceda al arco propio. Aún así, como Pep, desprecia la tenencia por tenencia misma y critica el tiki taka.

6) Público: No son muchas las coincidencias que mantienen Sampaoli y Simeone, pero hay algo que los une: los dos entienden que es fundamental el rol de la hinchada en un partido. "Yo soy un tipo pasional. Entonces, creo que la gente, los jugadores y nosotros tenemos que estar todos en el mismo lado. Si nosotros nos transformamos en uno y defendemos todos una idea de juego logramos una comunión necesaria. Y yo prefiero irnos todos mal o todos bien, pero juntos, unidos a través de una misma pasión. Si logramos la identidad, sabemos que no nos vamos a reprochar nada. Si la presión es de afuera hacia adentro, eso nos divide y no es bueno", analiza. Detalle, específicamente, para Argentina: "Me pone triste cuando veo jugar a la Selección y no está llena. Voy a Perú o a Chile y la cancha explota con un nacionalismo desmedido. Me duele que en mi país no respete ni se valore a la Selección como se merece. En Argentina, lo peor que pasa es que la gente la va a querer cuando gane y no para que gane".

7) Análisis de video: "Mi punto de vista para analizar un partido se da en el campo. El otro, el de los videos, cuando paro la jugada, para mí es relativo. Es análisis de parálisis. Yo siento en el partido y transmito en la semana. Toda la sensibilidad que hace falta para un fútbol donde la gambeta sea la obligación y el arco rival sea el horizonte se produce ahí. Un equipo sale a la cancha con un plan estratégico, pero adentro resuelven los jugadores. Hemos intentado que la previa al desarrollo la aprendamos de los jugadores, no los jugadores de nosotros".

8) Cultura del concepto y no de la repetición: "Ponele que queremos hablar de una salida de cuatro defensores contra la presión de dos delanteros, que parten de un 4-4-2. Pero al entrenador rival, en una de esas, se le ocurrió cambiar y presiona con tres. Entonces, yo aprendí de eso que no hay que enseñar cómo resolver la presión sino hablar de la cultura de la salida. Porque en un partido todo cambia, entonces los jugadores tienen que tener incorporada la cultura de salir de abajo y encontrar ellos las maneras de resolver los obstáculos. Lo cultural del trabajo tiene que estar vinculado con vos y no con el rival".

9) Arte: Sampaoli entiende que de fútbol no se aprende mirando sólo fútbol. "Analizando diferentes personalidades que no tienen que ver solamente con el fútbol. Busco gente que pudo revelarse ante historia que ya estaba escrita. Por eso hoy no me genera tanta curiosidad hablar con el mejor técnico de fútbol sino con el entrenador de Golden State (Steve Kerr), que modificó algo que parecía inmodificable en la NBA, como el estilo. O con un entrenador de balonmano en España que ha generado una revolución por la modificación de la forma. Hay que ver otras cosas. Hoy ser dogmático te perjudica un montón. Si yo solo entro a una iglesia católica, me estoy perdiendo de muchas cosas. Porque no me tengo que encerrar en una sola visión. Tengo que tener muchas para poder entender a todo el grupo con el que trabajo", detalla, quien es un fanático del cine y del rock.

10) PlayStation: Lejos de marginarse de la tecnología, Sampaoli ha utilizado diferentes métodos para trabajar a sus equipos. En Chile, construyó un sistema, a través de la playstation, para que los jugadores entendieran conceptos tácticos y, además, tomaran conciencia de cuáles son sus virtudes y cuáles sus limitaciones.

Qué leer a continuación