Juan Antonio Pizzi, al que la suerte le sonrió en Arabia Saudita

Goal.com Latam
Tras no clasificar con Chile a Rusia 2018, el DT estará en el Mundial como DT del cuadro asiático. Y hasta será parte del partido inaugural.

Juan Antonio Pizzi, al que la suerte le sonrió en Arabia Saudita

Tras no clasificar con Chile a Rusia 2018, el DT estará en el Mundial como DT del cuadro asiático. Y hasta será parte del partido inaugural.

Hasta noviembre del año pasado, Juan Antonio Pizzi era, para todo el mundo, el hombre que no había logrado clasificar a Chile, el bicampeón de América, a la Copa del Mundo. Nadie, en ese entonces, podía imaginarse que poco más de seis meses después, el santafesino estaría a punto de ser parte del partido inaugural de Rusia 2018. Claro que no al frente de la Roja, sino de Arabia Saudita.

De manera inesperada, el DT argentino recibió una millonaria oferta del conjunto asiático para hacerse cargo de su selección, tras el intempestivo despido de Edgardo Bauza, quien duró solamente dos meses en el cargo. Rápidamente, el entrenador acordó su contrato y se puso manos a la obra con el objetivo de hacer un papel decoroso en el Mundial: el conjunto de Medio Oriente buscará clasificarse a los octavos de final por primera vez desde Estados Unidos 1994.

En Rusia, Juanchi afrontará su segundo Mundial, aunque el anterior fue como jugador: Pizzi estuvo entre los convocados de España para Francia 1998 y jugó un partido en el certamen. En los bancos de suplentes, en tanto, tiene una amplia experiencia en países como Perú, Chile, Argentina, España y México.

Su estilo suele ser atractivo, aunque a sus equipos les suele faltar consistencia para mantener el nivel alcanzado, justo como le sucedió con Chile, selección con la que fue campeón de América en 2016 y con la que un año después no pudo llegar al Mundial.

Hoy, Pizzi está ante un reto que podría marcar su carrera: un fracaso rotundo podría hundirlo de manera definitiva, pero una buena gestión y un Mundial destacado podrían cataputarlo a un proyecto de mayor prestigio.

Qué leer a continuación