Segundo intento: de un colegio zaragozano a intentar cruzar Siberia en bici y a menos 50 grados

Yahoo Noticias

Hace un año lo intentó pero no salió bien. Tuvieron que rescatarle a -40 grados. Aprendió, dice en una entrevista reciente con El Heraldo de Aragón, y desde hace unas semanas José Andrés Abian Pajares está viviendo su segundo asalto intentando cruzan en bicicleta Siberia para asombro de la población local, para la que se ha convertido en toda una celebridad. ‘El español de las nieves’ le llaman.

José Andrés Abian Pajares es un conserje de un colegio zaragozano que está intentando cruzar Siberia en bici a menos 50 grados. (Foto: Captura del canal de Youtube de José Andrés Abian Pajares)
José Andrés Abian Pajares es un conserje de un colegio zaragozano que está intentando cruzar Siberia en bici a menos 50 grados. (Foto: Captura del canal de Youtube de José Andrés Abian Pajares)

La profesión de Abian es conserje. Trabaja en un colegio de Cadrete, en Zaragoza, y actualmente se encuentra de excedencia laboral. Ha pedido tres meses para poder llevar a cabo esta aventura que la primera vez le salió mal. En aquella ocasión, hace aproximadamente un año, sufrió un pinchazo y la inexperiencia le llevó a cometer la osadía de intentar repararlo quitándose el guante a menos 41 grados. Sufrió congelaciones en una mano y tuvo que ser rescatado.

Dice que ha aprendido de aquel error y que ahora tiene más cuidado. En su conversación telefónica con El Heraldo cuenta que “el otro día sufrí un pinchazo y pedí a un coche que me llevara a cambiar la rueda a un sitio caliente”. Eso sí, tuvo que esperar varias horas hasta que pasó un vehículo que lo llevase a ese lugar resguardado en el que poder arreglar la avería.

Su objetivo es recorrer los más de 4.600 kilómetros de distancia que hay entre Magadán (en la zona oriental de Rusia, cerca de Alaska) e Irkutsk (lago Baikal) pedaleando y con temperaturas que pueden llegar a superar los -50ºC. Su aventura se ha convertido en la comidilla de la zona y cuenta que vecinos y autoridades salen a recibirle y le ayudan en todo lo posible.

“Los rusos se quedan ‘flipados’ con lo que hago, ellos no lo harían. Me dan carne de caballo, pescado… Me cuidan muy bien”, cuenta, aunque también reconoce que a veces le “agobian” un poco. Le entrevistan medios de allí como si fuese una estrella. No solo le dan comida, sino que también hay quien le ofrece cobijo para que no pase la noche en la tienda de campaña que lleva en las alforjas de su bici junto con el resto de la equipación: un saco de dormir, varias esterillas aislantes, dos hornillos, parches antipinchazos, una pala…

Pese a ir preparado y a contar con la experiencia del fallido intento de hace un año, siempre se agradece poder dormir a cubierto. “Me toca dormir en la tienda de campaña muchos días. Me echo con miedo porque sé que con ese frío igual no me despierto”, ha reconocido,

Su andadura comenzó un día antes de Nochebuena, cuando llegó al punto de partida de su viaje. Por delante, tres meses de pedaleo. Aún le queda la mitad del viaje por recorrer y cuando puede sube vídeos a su canal de Youtube para contar cómo le va. Hace unas semanas pudo tomarse unos días libres para descansar y cuenta al diario aragonés que cometió la "locura" de bañarse en el río de Oymyakón a 50 grados bajo cero. Al salir se le congelaba el vaho.

No está muy seguro de cuántos kilómetros recorre cada día porque en circunstancias tan extremas como a las que se enfrenta “los aparatos electrónicos no funcionan bien” y así es difícil llevar la cuenta. Cada vez que llega a una localidad y es posible, acude al colegio para hablar a los niños del suyo, ese en el que es conserje, y les enseña fotos que lleva en un USB.

El último vídeo de su canal es de hace dos semanas. “He terminado la etapa de hoy, ha sido uno de los días más fríos; he estado dando pedales a -56ºC, han sido solo 25,7 Km y he llegado a tiempo a Megino-Aldan. He cruzado el gran río Aldán, es impresionante. Estoy muy contento”, aseguraba. En la grabación manda saludos a sus vecinos de Cadete y muestra el pinchazo sufrido durante esa etapa.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación