Jorge Valdano: "Neymar se derrumbó como futbolista y peligra como persona"

LA NACION
lanacion.com

El caso Neymar , con la acusación de violación y el giro que está dando la causa, sumado a la lesión en un amistoso que lo dejó fuera de la Copa América Brasil 2019 , acaparó la atención mundial en las últimas semanas. Abundaron las críticas, pero también las adhesiones hacia el futbolista del PSG , de Francia. Incluso, con encuestas que lo dejaron bien posicionado: la gente le cree más a él que a la acusadora, la modelo Najila Trindade Mendes de Souza.

Sobre el crack brasileño también opinó Jorge Valdano , en su columna especial para el diario El País. Con un concepto excluyente: "Neymar ha llevado al fútbol a una desconocida dimensión moral". Y hay más: asevera que "Neymar se derrumbó como futbolista y peligra como persona".

Aquí una reseña de los principales conceptos de Valdano:

"Aquella visión de Florentino Pérez, sobre que 'los héroes son estratégicos y lo que es estratégico no tiene precio', fue criticada por un simple motivo: tuvo razón antes de tiempo. Como el gran empresario que es, se imaginó el futuro y acertó de pleno. El mercado enloqueció cuando el PSG compró por una suma salvaje a Neymar, el talento pop por excelencia del fútbol moderno: hábil, veloz e imaginativo dentro del campo; divertido, frívolo y hedonista el resto del tiempo. Además, tiene un padre con las ideas claras: dinero y fama antes que fútbol. Más moderno, imposible. Mientras que el PSG, con aquel golpe al mercado, llevó el fútbol a una nueva dimensión industrial, Neymar lo ha llevado a una desconocida dimensión moral".

"Al pagar su cláusula, Neymar se olvidó de un club que había comprometido incluso su honestidad por ficharlo, de la afición que lo adoptó, de los compañeros que lo trataron como a un amigo y hasta del fútbol como compromiso vocacional. Al PSG y a Neymar les animaba una misma ambición: ocupar el mayor espacio posible. Lo consiguieron haciendo un ruido descomunal, de esos que crean marca. Dinero y ruido son las nuevas claves que movilizan esta industria. El fútbol, que entendíamos como una especie de recreo existencial, ha alcanzado una trascendencia ridícula que abarca desde la fascinación por la nueva novia del crack de turno hasta la representación (casi de cómic) de la lucha entre el bien y el mal. Todo contribuye a la sensación de que todo es fútbol y de que los futbolistas son impunes".

"Percibo una sensación de hastío en los hinchas más civilizados. El fútbol cercano de siempre, en el que los jugadores defienden el orgullo del hincha y en el que nuestro equipo es querido como un amigo que nos acompaña durante toda una vida, parece haber perdido su ingenuidad. No es que Neymar tenga la culpa en exclusiva de este cambio, pero toda transformación necesita de un símbolo y nada define mejor este tiempo que una cifra: 222 millones de euros. ¿Debilita esto al fútbol? No como fenómeno. La humanización que está perdiendo queda compensada por la fuerza del marketing y por la imparable inflación que refleja el mercado en estos días. En el camino hemos convertido a los jugadores en dioses cada día más inalcanzables y, como Neymar, alejados de la realidad"

"El fútbol es un bien espiritual que conviene no subestimar, entre otras cosas porque esa es la base del negocio. Desde 2017 Neymar se derrumbó como futbolista y peligra como persona. Pero es un pionero del futbolista que viene y no le cabe la palabra "culpable" porque todos somos responsables. Convertir lo irrelevante en sustancial aleja de la realidad a muchos futbolistas y terminará convirtiendo el fútbol en un espectáculo tan frío como un partido de Play Station".

Qué leer a continuación