Jorge Sampaoli será el fantasma argentino en la final brasileña de la Copa Libertadores

Cristian Grosso
·3  min de lectura

El campeón del Brasileirao 2019 fue el Flamengo sensación que construyó Jorge Jesús, con Gabigol, Bruno Henrique y el uruguayo De Arrascaeta. El que frustró a River en Lima. Segundo en aquel certamen terminó un equipo que nadie se imaginaba que llegaría tan alto, mucho menos tras vender precisamente a Gabigol al gigante carioca y a Rodrygo a Real Madrid: Santos, el Santos de Jorge Sampaoli. Esa ubicación le aseguró la clasificación para la Libertadores 2020..., que concluirá este último sábado de enero de 2021.

Sampaoli se marchó de Vila Belmiro después de ese Brasileirao y ya no tuvo puntos de contacto con este 'Peixe' que volvió a sorprender, abriéndose paso hasta la brasileña final de la Libertadores con Palmeiras. ¿Nada que ver, seguro? El técnico de Casilda, hoy en Atlético Mineiro, aparece en ciertos detalles. De alguna manera, tendrá una cuota de participación en la definición del torneo continental.

El zaguero central Lucas Verissimo es de Sampaoli, creció bajo su tutela. Se transformó en un pilar de la campaña de Santos. Tanto que el club desestimó a varios emisarios que golpearon las puertas preguntando por él. Incluso, en diciembre pasado, Santos prefirió vender al otro central, a Gustavo Henrique, actualmente suplente en Flamengo. El entrenador del 'Peixe', Cuca, elogia constantemente a Lucas Verissimo y no pierde ocasión para reclamarle públicamente a Tite que lo cite a la selección brasileña.

Cuando Sampaoli llegó a Mineiro, en marzo de 2020, el primer nombre que elevó como refuerzo fue el de Lucas Verissimo. Santos dijo que no estaba en venta. Ahora sí piensa transferirlo. Después de la Copa -o del Mundial de Clubes si gana la Libertadores- su destino estará en Benfica, a cambio de 6.500.000 euros. En los primeros meses de Sampaoli en el 'Peixe', Lucas Verissimo había declarado sobre el argentino: "Es muy histérico durante los partidos, pero diría que en el día a día es tranquilo, buena gente, bromea bastante". Hoy, cuentan, sólo tiene palabras de reconocimiento y gratitud.

También se podría mencionar la reconversión de Diego Pituca, que ubicado como volante central tomó otro protagonismo y creció su influencia en el juego. O el delantero venezolano Yeferson Soteldo, que llegó a Santos por recomendación de Sampaoli, que creía más en su potencial que en la temporada precedente en Universidad de Chile.

Pero el otro producto de Sampaoli es el goleador Marinho. Desembarcó en Santos procedente de Gremio donde era suplente, en mayo de 2019, para reemplazar a Rodrygo, y el Zurdo de Casilda lo potenció. Ese año convirtió ocho tantos y empezó a afirmarse en el 'Peixe'. Y en la temporada 2020/21 lleva 22 goles en 30 partidos, la mejor productividad de su carrera. Hace algunos días, Marinho confió: "Sampaoli me enseñó a jugar al fútbol". Y amplió: "Los otros entrenadores me decían: 'Andá y jugá'. Sampaoli me explicaba muchas cosas. Me enseñó a ser tácticamente más disciplinado. Aprendí a jugar más en conjunto, a ser menos individualista. Entendí que necesitaba ser más completo como jugador".

Vale como un resumen: en la última fecha de aquel Brasileirao, Santos goleó 4-0 a Flamengo, sí, al campeón sensación. En medio de la conferencia de prensa que estaba dando Sampaoli, irrumpió Marinho y, frente a las cámaras abrazó al argentino y le agradeció, a manera de despedida, por todo lo que lo había ayudado.

Marinho recordó una anécdota: "Jorge me decía: 'Conmigo o juegas así y haces esto, o no vas a jugar. Si metés goles, pero no juegas como te digo, te saco del equipo'. Él es muy exigente con los jugadores. Yo y varios jugadores del Santos mejoramos mucho gracias a Sampaoli". Rumores desde Belo Horizonte indican que Sampaoli insiste por un refuerzo para el 'Galo': claro, Marinho. No estarán ni Boca ni River en el Maracaná. De alguna manera, Sampaoli sí.