Jordan Spieth, el sucesor de Tiger: la estrella que el golf estaba necesitando en la antesala del Masters

Alejo Miranda
·5  min de lectura
Jordan Spieth durante la ronda final del Valero Texas Open, título que terminó conquistando este domingo
STEVE DYKES

En ningún deporte la cabeza juega un papel tan preponderante como en el golf. Uno puede competir contra otros 120 jugadores, pero el principal rival es uno mismo. Un golpe malo puede cambiar el rumbo de una vuelta. Un título, igualmente, puede arruinar una carrera.

Invasión argentina: los 22 rugbiers en carrera en las principales Copas europeas

Con Tiger Woods fuera del circuito por tres años por problemas en la espalda y envuelto en problemas policíacos por conducir ebrio, Jordan Spieth emergió en 2017 como su sucesor. En julio, días antes de cumplir 24 años, ganó el Open Championship, tercer major y 11º título en su meteórica carrera profesional. Era la estrella que el deporte estaba necesitando para tomar la posta de Tiger. No volvió a ganar desde entonces. No es que le haya pasado algo: no intentó cambiar el swing para pegar más lejos, no cambió la marca de palos, no tuvo problemas con la ley ni adicciones. Golf. Eso le pasó.

Jordan Spieth durante la ronda final del Valero Texas Open, el 4 de abril de 2021.
STEVE DYKES


Jordan Spieth durante la ronda final del Valero Texas Open, el 4 de abril de 2021. (STEVE DYKES/)

La racha se cortó este domingo, cuando Jordan Spieth ganó el Texas Open. Pasaron 1351 días y 82 certámenes desde que levantó la Clare Jug en Royal Birkdale. La conquista le valió ser el quinto jugador en alcanzar 12 títulos del PGA Tour antes de cumplir 28 en los últimos 40 años. Los otros cuatro: Tiger Woods, Phil Mickelson, Rory McIlroy y Justin Thomas.

El cimbronazo llega en el momento justo, en la semana previa al Masters. Fue precisamente en el primer major de la temporada donde Spieth saltó a la fama en 2015, cuando a los 21 se convirtió en el segundo más joven en ganar el trofeo más codiciado del golf, apenas unos meses mayor que la gesta de Woods en 1997. Con otros dos subcampeonatos y un tercer puesto en Augusta National, el triunfo lo posiciona entre los candidatos para ser ungido este domingo con el icónico saco verde.

Campazzo. Menos minutos en la victoria de Denver, en plena racha exitosa

“Hay muchos picos y muchos baches en este deporte, pero nunca imaginé que pudiera durar tanto. Antes, entre un triunfo y otro, quizás daba las cosas por sentado más de lo que debería. Es difícil ganar, ciertamente voy a disfrutar este título tanto como cualquier otro”, dijo Jordan Spieth tras la conquista en el TPC de San Antonio, a pocos kilómetros de su hogar de nacimiento en Dallas, que lo hizo acreedor de un par de botas texanas. “Esto es algo monumental para mí. Ha sido un camino largo. Hubo muchos momentos en los que no sabía si iba a volver a estar en esta posición”.

Jordan Spieth durante la ronda final del Valero Texas Open, el 4 de abril de 2021.
STEVE DYKES


Jordan Spieth durante la ronda final del Valero Texas Open, el 4 de abril de 2021. (STEVE DYKES/)

Spieth atribuyó su caída a una combinación de lesiones menores e ignorancia, una de las cuales fue una astilla en su mano izquierda a principios de 2018, y la otra trabajar en la mecánica incorrecta que lo alejó más de donde quería estar. Y se quedó a medio camino entre dejar que el juego fluya y saber exactamente qué teclas tocar para mejorar. Golf.

No por largamente esperado el triunfo de Spieth puede calificarse de sorpresivo. Ya en el inicio de la temporada el texano había insinuado una mejoría notable. Tercero en Pebble Beach, cuarto en el Arnold Palmer Invitational y en el Phoenix Open, invitaban a creer que el renacer del niño prodigio era posible. Sólo le faltaba ese instinto asesino que lo caracterizaron en sus letales años iniciáticos. Si estaba al frente tras 54 hoyos, bien podía darse por finalizado el certamen. Número 1 del mundo en 2015, año que ganó el Masters, el US Open en Chambers Bay y el Tour Championship, cayó más allá del puesto 100 del mundial a principios de este año.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Arde a Liga: Barcelona le ganó a Valladolid y está a un punto del Atlético Madrid

No todo fue padecer en los últimos tres años y nueve meses de Jordan Spieth. En noviembre de 2018 se casó con Annie Verret, su novia por muchos años. En el green del hoyo 18, cuando Jordan estaba a punto de dar su estocada final para derrotar por dos a Charley Hoffman, la invadió la emoción y se largó a llorar. Minutos después, era principal destinataria de los agradecimientos de su marido. “El camino hasta aquí ha tenido muchos días difíciles. Hubo gente en mi rincón que siempre creyó en mí, incluso cuando yo no lo hacía. Estoy muy agradecido a ellos por haberme ayudado a estar aquí. Mi mujer fue una roca para mí. Es mi primer triunfo desde que nos casamos y lo venimos trabajando desde diciembre. Cuando uno tiene problemas en el trabajo trata de no llevarlos a casa, pero hubo muchos momentos difíciles”.

En 2001, David Duval ganó el Open Championship en Royal Lytham & St Annes. No había cumplido 30 años y ya sumaba un major a sus 13 títulos del PGA Tour, incluido el Players y el Tour Championship. Nunca más volvió a ganar. El golf le rindió cuentas.

Jordan Spieth revirtió la debacle a tiempo. Volvió a ganar un título y, con sólo 27 años, vuelve a abrírsele un espectro inconmensurable por delante. Jordan Spieth hizo lo más difícil: se ganó a sí mismo. Le ganó al golf. Ahora quiere cambiar las botas por otro saco verde.