Joan Mir, pasito a pasito, más cerca del título

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 26 oct (EFE).- El español Joan Mir (Suzuki GSX RR) con su tercera posición en el Gran Premio de Teruel de MotoGP en el circuito de Motorland en Alcañiz, ha demostrado que "pasito a pasito", y aunque no sume ni una sola victoria en su "zurrón personal" hasta la fecha, puede ser campeón del mundo, y eso es algo que ya asume incluso en sus declaraciones en público.

La última vez que eso sucedió fue en 1999 con Emilio Alzamora, pero si algo demostró entonces el ilerdense y ahora también el de Palma de Mallorca, es que lo más importante en un campeonato del mundo, sea en las condiciones que sea, es la regularidad.

Probablemente ésta sea una de las ediciones en la que menos puntos consiga el ganador, pero no por ello dejará de ser el campeón del mundo de 2020 y tendrá su justo reconocimiento, máxime en las condiciones extremas provocadas por la pandemia del coronavirus que han puesto a prueba tanto a la organización como a todos los equipos y personal involucrado en el campeonato del mundo.

Pero aun quedan tres carreras por disputarse y lo importante es que Joan Mir no da síntomas de fatiga. No vence, pero tampoco decepciona, ha sumado ya seis podios en lo que va de temporada, tres segundos y tres terceros, y es el piloto de MotoGP, con diferencia, que más veces se ha subido al "cajón".

Sólo por ese dato Joan Mir ya se merece estar donde está, aunque en esta recta final del campeonato parece ser su propio compañero de equipo, Alex Rins, quien se puede convertir en uno de los huesos más duros de roer, pues mientras que el rendimiento de las Yamaha está plagado de constantes altibajos, las Suzuki se han metido en una espiral ascendente que a sus pilotos evidentemente les está facilitando, y mucho, su trabajo.

Y es que Rins ya ha dicho por activa y por pasiva que se siente candidato al título, aunque está a 32 puntos de su compañero de equipo Joan Mir, pero la victoria en Aragón y el segundo puesto en Teruel evidencian que está plenamente recuperado de su lesión en un hombro y que su rendimiento final puede ser un acicate para crecer en la pelea por el campeonato.

En Yamaha, unas veces ha sido Franco Morbidelli, como en Teruel, otras el francés Fabio Quartararo, como en Cataluña, o Maverick Viñales, como en Misano Adriático, pero la consistencia que demostró el francés al principio de la temporada ya no es la misma, y ahora que llegan dos citas en casa para los españoles, y un trazado completamente desconocido para todos los pilotos como Portimao, en el que partirán de cero, la ventaja parece ser favorable para los españoles.

Fabio Quartararo necesita dar un giro a su rendimiento, en Teruel, en las dos citas disputadas allí, ha naufragado, y ello ha propiciado que Joan Mir se aleje aún más en la clasificación provisional, pero sin que la distancia sea por ahora preocupante, máxime cuando llega un circuito que él conoce muy bien y que al igual que a la Suzuki, también le "sienta" bien a la Yamaha.

Quien sí que parece ya descartado tras su resultado en Teruel es el italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP20), una sombra de quien ha sido tres veces subcampeón del mundo peleando con el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), pero a cuya moto no le han "sentado" nada bien los nuevos compuestos de neumáticos de Michelin, y ello unido a la mala relación que atraviesa con su equipo desde que se anunció que no seguiría, ha desembocado en una situación que en nada le ha beneficiado.

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE