Joan Laporta es el nuevo presidente y crecen las posibilidades de que Lionel Messi siga en Barcelona

Claudio Mauri
·5  min de lectura
Messi, acompañado por su hijo Thiago, votó por primera vez en las elecciones de Barcelona



Messi, junto a su hijo Thiago, votó por primera vez en las elecciones de Barcelona
Twiter @FC Barcelona

Hace más de seis meses se hubiese ido, de no ser por el vericueto contractual que le interpuso el expresidente Josep María Bartomeu. Desde entonces, nunca como en este domingo 7 de marzo de 2021 se expandió la sensación de que hay firmes posibilidades de que Lionel Messi se quede en Barcelona más allá del 30 de junio, cuando vencerá su contrato. Este nuevo escenario surge a partir de que Joan Laporta ganó ampliamente las elecciones con el 54,28 por ciento de los votos (30.184) y se convirtió en el nuevo presidente. Se impuso a Víctor Font, que cosechó el 29,99 por ciento (16.679), y a Toni Freixa, con el 8,58 (4769).

En el plano de las especulaciones, la continuidad del argentino será más factible bajo el mando de quien ya fue presidente entre 2003-2010, período en el que Messi debutó en la primera división y obtuvo 12 (incluidas dos Champions League) de los 34 títulos que conquistó con la camiseta azulgrana. También en esa etapa levantó los primeros dos balones de Oro de los seis que tiene en sus vitrinas.

Atlético de Madrid-Real Madrid: un golazo de Luis Suárez y el empate de Benzema

Messi sorprendió a todos cuando a las 11.41, de la mano de Thiago, su hijo mayor, apareció en el Camp Nou para dejar su sufragio en la urna. Fue la primera vez en 20 años que participó en un acto eleccionario. En 2010 no lo había hecho porque estaba en el Mundial de Sudáfrica y en 2015 porque se encontraba de vacaciones. Según una información de la cadena Ser, el rosarino se había comunicado un rato antes con Laporta para avisarle de que iría a votar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La delicada actualidad de Barcelona, inmerso en una de las crisis económicas –1200 millones de euros de deuda- e institucional más severas de su historia, movilizó a numerosos futbolistas en actividad y retirados. Además de Messi, dejaron su voto Jordi Alba, Sergi Busquets, Sergi Roberto, Riqui Puig, Puyol, Luis Enrique, Sergi Barjuán, Juan Carlos Unzué y Pichi Alonso. Aunque se lo esperaba, no apareció Gerard Piqué, que en el futuro aspira a participar como dirigente en la política del club.

“Me sorprendió la alta participación, a pesar de la dificultad de circulación entre las distintas localidades. No fue fácil, pero estamos satisfechos por cómo salió todo”, declaró Carles Tusquets, presidente de la comisión gestora que asumió de manera provisional tras la renuncia de Bartomeu.

Laporta y Messi se dan la mano en 2009, tras sellar el acuerdo de la renovación del contrato hasta 2016. Ahora deberán volver a reunirse para definir el futuro del N° 10
EFE/ FC Barcelona


Laporta y Messi se dan la mano en 2009, tras sellar el acuerdo de la renovación del contrato hasta 2016. Ahora deberán volver a reunirse para definir el futuro del N° 10 (EFE/ FC Barcelona/)

Messi no hace declaraciones públicas desde fines de diciembre, cuando en una entrevista con La Sexta hizo una cruda descripción del club: “El Barça está mal, muy mal, y será difícil volver a ser lo que fue”. También había dicho que hasta el final de la temporada no iba a tomar ninguna decisión sobre su futuro. Confirmado Laporta, quizá los tiempos se acorten y haya alguna novedad antes de mediados de año.

Messi, cualquiera sea el ocupante del sillón presidencial, siempre reclamó un proyecto deportivo ambicioso y bien sustentado para pelear por los títulos, especialmente la Champions League, que ganó por última vez en 2015 con el tridente que formó con Luis Suárez y Neymar. Laporta no hizo ninguna promesa de campaña en cuanto a la contratación de refuerzos, pero siempre se mostró confiado en su capacidad para satisfacer las exigencias de Messi, desde lo humano y lo deportivo.

Manchester United dejó sin invicto al City en la Premier League: un penal al minuto y un contraataque letal

El rosarino siempre tuvo el deseo de jugar con Sergio Agüero, que está siendo suplente en Manchester City y en junio termina su contrato. Podría incorporarse sin costo, algo muy importante para la deteriorada tesorería de Barcelona. La revista Don Balón se hizo eco de esta probabilidad. Desde que llegó, y ante la salida de Luis Suárez, Ronald Koeman reclamó insistentemente por un centro-delantero (Memphis Depay, de Lyon), sin que la dirigencia atendiera su pedido por la falta de dinero. Según RAC1, Jordi Cruyff, hijo de Johan, asumirá como director deportivo.

Jordi Alba y Sergi Busquets, otros dos jugadores del plantel que participaron de los comicios
FC Barcelona O


Jordi Alba y Sergi Busquets, otros dos jugadores del plantel que participaron de los comicios (FC Barcelona O/)

A partir de la relación cercana que construyó con Messi durante su primer mandato, Laporta dijo hace unos días que la renovación del contrato la solucionaba “con un asado”. Su otra carta fuerte es la confianza que se ganó de Jorge Messi, padre y representante. “Lo primero que hay que hacer con Messi es darle cariño, que se sienta querido. Conmigo tendrá un presidente para que acabe su carrera deportiva por todo lo alto. Messi y su entorno me dijeron algo que me llena de orgullo: <Todo lo que nos has dicho, lo has cumplido>”.

Deportivamente, Laporta, que en 2015 había perdido los comicios ante Bartomeu, tendrá un debut muy arduo. Viajará con la delegación que el miércoles deberá remontar en el Parque de los Príncipes un 1-4 ante Paris Saint Germain por los octavos de final de la Champions League. Futbolísticamente, el equipo mostró una evolución en las últimas semanas. Se reivindicó al clasificarse a la final de la Copa del Rey con un 3-0 a Sevilla. Con trece triunfos y tres empates en las últimas 16 fechas, acortó distancias en la Liga con el líder Atlético de Madrid, que le lleva tres puntos y tiene un partido menos (el miércoles se pone al día frente al Athletic Bilbao).

Después de varios meses de pesadumbre y desorientación, Barcelona respira un nuevo optimismo. Messi siempre dijo que le costaría mucho dejar la ciudad en la que vive desde hace 20 años. Estuvo a punto de hacer las valijas para irse a Manchester City, también le abrían las puertas en París, pero es probable que siga siendo un vecino de Castelldefels.