Jens Lehmann, mitos y secretos del eterno papelito del Mundial de Alemania y la falta de cariño de los argentinos

Cristian Grosso
·15  min de lectura
El arquero alemán Jens Lehmann lee las indicaciones en un machete antes de la serie de penales contra la Argentina, en la Copa de 2006; “¿El papelito?” Fue una historia fantástica desde el principio al fin”, le contó a LA NACION
Werek Natascha Haupt / dpa Picture-Alliance via AFP

Ya había respondido ocho preguntas, incluso en algunas respuestas se había animado con un puñado de palabras en español. Fue entonces cuando le recordaron la definición por penales en el Mundial 2006. En realidad, mientras seguía la traducción simultánea, al técnico alemán Joachim Löw le bastó escuchar el nombre Jens Lehmann para sacar un papelito del bolsillo de la campera y exhibirlo como la tarjeta de un árbitro. Astuto. Ocurrente. “Esperamos no llegar a los penales, intentaremos decidirlo antes, porque los penales dependen de muchos factores”, respondió, se guardó el teatral machete y continuó: “Pero está claro que preparamos a los arqueros. No lo hicimos solo en 2006 sino en todos los torneos. Hemos visto por supuesto a los lanzadores argentinos, por supuesto tenemos un fichero y un análisis sobre a qué lado prefiere disparar cada jugador”. Simpático golpe de efecto. Al día siguiente, en la final del Maracaná, a solo siete minutos de los penales, Mario Götze sentenció la historia. “Demuestra que eres mejor que Messi”, lo espoleó Löw. El entrenador que había jugueteado con el papelito no quería penales.

Brasil 2014 fue para Alemania y nunca nadie sabrá si el arquero Manuel Neuer tenía algunos apuntes escondidos en las medias. Ocho años antes, Lehmann sí. Y también ganó Alemania, en ese caso, para acceder a las semifinales y frustrar al equipo de José Pekerman. Jens Gerhard Lehmann hoy tiene 51 años, se retiró en el Arsenal inglés hace una década. El departamento de prensa de la Bundesliga gestiona el contacto con LA NACION.

Juventus, afuera de la Champions: con Cristiano Ronaldo, le ganó a Porto en un partidazo, pero no le alcanzó

-Sabe, o se imagina, que es muy recordado en la Argentina por el famoso papelito en la definición por penales de 2006…

-Naturalmente, puedo imaginarlo. Como arquero de la selección alemana obviamente tenía un país muy emocionado que pretendía que ataje penales…, me estaban mirando muy atentamente y obviamente querían que al menos ataje uno. No podía errar todos. Fue un momento de mucha presión sin dudas…, y a mí me gusta la presión. Además estaba bien preparado. Vi mis notas, claro que vi mis notas…

Dos instantes clave, Lehmann se hace gigante en el Mundial de Alemania: le atajó a Ayala el segundo penal de la serie y a Cambiasso el cuarto y decisivo para que los locales pasaran a las semifinales; las dos veces, se arrojó sobre su izquierda
Collage


Dos instantes clave, Lehmann se hace gigante en el Mundial de Alemania: le atajó a Ayala el segundo penal de la serie y a Cambiasso el cuarto y decisivo para que los locales pasaran a las semifinales; las dos veces, se arrojó sobre su izquierda (Collage/)

Lehmann tiene incorporado que si se cruza la prensa argentina en su camino… En 2016, justo una década después de su consagratoria actuación en el Olympiastadion, en la antesala de la entrega de los Premios Laureus, casualmente otra vez en Berlín, escuchó la pregunta de un periodista argentino. Era el inolvidable Germán Leza, enviado especial de LA NACION a aquella gala, de la que Lehmann sería uno de los anfitriones. Pícaro, apenas escuchó la nacionalidad del medio, frunció el ceño. “¿El papel? No, no me acuerdo”, advirtió. Y de inmediato soltó una carcajada.

Con lujos de detalles desmintió a Juan Román Riquelme, que en diciembre de 2011 había asegurado que Lehmann “no tenía nada escrito. Era todo cuestión de demorar un poco más, de hacer que nuestros pateadores pensaran que él sabía dónde iban a tirar”. Aquella tarde, en su peor actuación mundialista, Riquelme fue reemplazado por Cambiasso a los 72 minutos de juego. Aunque algo de razón tenía Román.

En Berlín, ante LA NACION, Lehmann confirmó la validez del ‘machete’ y hasta reveló intimidades. Aquella mañana del 30 de junio de 2006 había estudiado a todos los posibles pateadores argentinos. Menos a uno. “Había visto mucho, pero no sobre Cambiasso. Él era el único que no estaba en la lista. Cambiasso había jugado para Inter contra Villarreal, por la Champions League, antes de enfrentarse con nosotros, con Arsenal, por una de las semifinales. Yo miré ese partido y sabía cómo se movía. No sabía cómo pateaba penales, pero sí los tiros libres. Al ver ese partido empecé a darme cuenta cuáles eran las esquinas y los palos donde Cambiasso se sentía más cómodo. Y aproveché saber eso. Ante Villarreal recordé que ejecutó un tiro libre a la misma esquina que eligió en Berlín. Y apenas antes de que patee, me acordé de eso. Y ahí fui”, contaba Lehmann. Fue ligeramente sobre su izquierda, detuvo el zurdazo a media altura de ‘Cuchu’ y Alemania accedió a las semifinales.

Jens Lehmann en tiempos de pandemia, un tema central por el que recibió críticas por algunos mensajes en su Twitter; “No puedo decir que Lewandowski es el mejor del mundo…, ustedes tienen a Messi”, cuenta
Jens Lehmann


Jens Lehmann en tiempos de pandemia, un tema central por el que recibió críticas por algunos mensajes en su Twitter; “No puedo decir que Lewandowski es el mejor del mundo…, ustedes tienen a Messi”, cuenta (Jens Lehmann/)

.

-Lo sorprendió todo lo que generó aquella situación? La subasta, todo el dinero que se recaudó, que el papelito todavía hoy esté en exposición…

-¡Obviamente me sorprendí porque esas notas se volvieron tan, tan famosas! No ha dejado de sorprenderme el misticismo y la importancia que se le ha dado Lo bueno es que el dinero que se ganó gracias a las notas fue donado para chicos con necesidades, así que fue una historia fantástica desde el principio y hasta el fin. Muchas personas no se olvidarán jamás de ese Mundial. Tengo increíbles recuerdos de ese Mundial, por supuesto.

Es que el papelito tomó vida propia. Fue subastado el 16 de diciembre de 2006 en un show televisivo. Lo compró Utz Claassen, presidente del gigante energético alemán EbBW, que entonces pagó un millón de euros. El dinero fue destinado a la Fundación “Ein Herz für Kinder” (Un corazón para los niños), que se ocupa de ayudar a los pequeños enfermos de cáncer.

VAR caótico, dos goles y una cargada de Erling Haaland y apretada clasificación de Borussia Dortmund

Pero el 19 de junio de 2007, el propio Lehmann, aunque ya no era el dueño, entregó el papelito en el Museo de Historia Contemporánea de Bonn, el “Haus der Geschichte”, uno de los recintos más importantes de Alemania. La repercusión fue inmediata y se transformó en una estrella del lugar. Hans Walter Hütter, entonces director del museo, entendió el fenómeno desde un costado afectivo y recibió con entusiasmo al nuevo huésped. “Es parte de la memoria colectiva de la historia deportiva alemana y siempre traerá el recuerdo de los emotivos momentos que vivió Alemania”, señaló. ¿Cómo un ladrillo del muro? Bueno, sí, de alguna manera. Hoy, el papelito sigue siendo una pieza de curiosa veneración.

La prueba. El papelito con los ocho apellidos argentinos, tres tachados porque ya no podrían patear: Riquelme, Crespo y Messi
La prueba. El papelito con los ocho apellidos argentinos, tres tachados porque ya no podrían patear: Riquelme, Crespo y Messi


La prueba. El papelito con los ocho apellidos argentinos, tres tachados porque ya no podrían patear: Riquelme, Crespo y Messi

Pero, ¿cómo fue la historia del papelito? Alguna vez, Lehmann intentó minimizarlo, quizás algo celoso porque llegó a opacarlo. Hoy recuerda que tras el partido lo tiró en el vestuario…, y minutos después lo recuperó. El papelito se garabateó en la mañana del partido. Es una hoja del talonario que el hotel Berlin Schlosshotel Grunewald, bunker alemán durante la Copa, dejaba en cada habitación de los jugadores. La caligrafía pertenece a Andreas Koepke, exarquero de la selección, suplente en los Estados Unidos 1994 y titular en Francia 1998. Había desembarcado en 2004 con el cuerpo técnico de Klinsmann como entrenador de arqueros. Tenía ocho apellidos argentinos. Pero cuando Koepke se la dio a Lehmann, en la rueda previa a los remates, ya le había tachado tres porque no estaban en condiciones de patear: Riquelme, Crespo –habían sido sustituidos- y Messi, el hombre del banco. Los otros eran Gabriel Heinze y Pablo Aimar, que no ejecutaron; Julio Cruz y Maxi Rodríguez, que convirtieron, y Ayala, el primero de los dos remates que controló Lehmann.

Jens se guardó el ‘machete’ debajo de la rodilla derecha, ajustado por la media negra. “Todo fue tal como lo esperaba”, dijo alguna vez Koepke, atribuyéndose méritos, aunque mucho aseguran que el cerebro de todos los estudios y espionajes que hacía Alemania correspondían al suizo Urs Siegenthaler, jefe de scouts de la selección. Oliver Bierhoff, el exdelantero, todavía hoy manager de la ‘Die Mannschaft’, llegó a revelar que “todos los penales argentinos en los últimos tres años habían sido estudiados”. Mil fábulas se dijeron y escribieron. Hay detalles en la biografía de Lehmann, que se titula Der Wahnsinn liegt auf dem Platz (La locura yace en el campo) y en el documental Deutschland. Ein Sommermärchen (Alemania. Un cuento de hadas en verano).

También Lehmann, probablemente para que nadie se olvide de que en definitiva fue él quien puso las manos, alguna vez soltó que Cruz y Maxi Rodríguez patearon para el lado opuesto al que vaticinaba el papelito. Lo cierto fue que Lehmann, en los cuatro remates, se lanzó para el sitio correcto. Y nunca convendrá olvidar que Cambiasso, la atajada decisiva, no había sido contemplado como probable lanzador argentino. Alemania nunca perdió una definición por penales en sus 19 participaciones en las Copas del Mundo.

-A la distancia, con el paso del tiempo, cómo analiza que aquella tarde Messi se haya quedado en el banco y no haya jugado para la Argentina?

-Creo que Messi era muy joven en esa poca y, quizás, estaba un poco cansado. Evidentemente era nuestro juego, nuestro momento…

En la carrera de Lehmann había un antecedente. En la final de la Liga de Europa de 1997, entre Shalke 04 –entonces, su equipo- e Inter…, algo sucedió. Un entrenador mitad alemán, mitad holandés, Gus Stevens, le inculcó el hábito de estudiar a los rivales por si una definición se extendía a los penales. Sucedió aquella vez, tras dos 1-0 para cada equipo. En Inter jugaba Javier Zanetti. Penales. “Me había anotado a los probables lanzadores, pero no los llevé al arco. En 2006 sí, bueno, estaba un poco más viejo y ya no iba a acordarme lo que había escrito el mismo día”. Le detuvo el disparo a Iván Zamorano –sobre su izquierda, como a Ayala y a Cambiasso-, el neerlandés Aron Winter erró el suyo y Lehmann fue campeón.

Pero donde no pudo coronarse Lehmann fue en su país, en su Mundial. Después de eliminar a la Argentina, Alemania jugó las semifinales contra Italia y perdió en el alargue. Por el tercer puesto, que la ‘Die Mannschaft’ le ganaría 3-1 a Portugal, Lehmann estuvo de acuerdo con la decisión de Klinsmann de que atajara Oliver Kahn. Sería la despedida de ‘King Kahn’ de la selección, que en el Mundial anterior, en Corea-Japón 2002, había sido elegido el mejor del torneo. Jens Lehmann le quitó el puesto a Kahn y le entregó el buzo a Manuel Neuer. Una secuencia a pura jerarquía.

PSG-Barcelona: seis remontadas legendarias en la Champions League

-¿Por qué piensa que hay pocos argentinos en Bundesliga?

-No lo sé. Probablemente les guste más ir, por ejemplo, a España porque hablan el mismo idioma y la cercanía cultural es mayor. Pienso que Alemania es un país muy frío y la cultura es muy diferente para los argentinos. Quizás, esas son las razones.

-El Balón de Oro 2020 se lo entregaron a Lewandoswki. ¿Es el mejor futbolista del mundo para usted?

-Es una pregunta complicada porque ustedes [por la Argentina] tienen a Messi y a otros muchos excelentes jugadores. Lo que sí puedo decir es que Lewandowski tuvo la mejor temporada, pero no puedo decir que es el mejor del mundo. Es más fácil comparar arqueros, por ejemplo… pero jugadores es demasiado amplio, es muy difícil de responder.

-¿Qué le provocó la muerte de Maradona?

-No estoy al tanto sobre los detalles de su muerte, sí puedo decir que fue uno de los mejores jugadores del mundo sin ninguna duda. Nunca jugué contra él, pero sí vi muchas imágenes. Sé lo excelente jugador que fue. Era un show. Deben estar muy orgullosos los argentinos de haber tenido a Diego Maradona.

-Italia 90, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Alemania se ha vuelto un trauma para la Argentina en los mundiales…

-Imagino que no nos quieren mucho a los alemanes…, espero que al menos nos respeten un poco.

Poco antes del Mundial de Alemania, en abril de 2006, Villarreal y Arsenal jugaron por las semifinales de la Champions; Riquelme vs. Lehmann; el argentino tuvo un penal para llevar la serie a la prórroga... pero atajó el alemán; otra vez, se lanzó hacia su izquierda
Archivo / CARL DE SOUZA / AFP


Poco antes del Mundial de Alemania, en abril de 2006, Villarreal y Arsenal jugaron por las semifinales de la Champions; Riquelme vs. Lehmann; el argentino tuvo un penal para llevar la serie a la prórroga... pero atajó el alemán; otra vez, se lanzó hacia su izquierda (Archivo / CARL DE SOUZA / AFP/)

De Riquelme a Messi, con Mbappé, Haaland y Sancho dueños del futuro

Lehmann verdugo de la Argentina en junio de 2006. Lehmann verdugo de Juan Román Riquelme en abril de 2006. A dos minutos del final de la semifinal de la Champions entre Villarreal y Arsenal, los españoles tuvieron un penal para llevar la serie al alargue. Pateó Riquelme y atajó Jens Lehmann. ¿Para donde se arrojó el alemán? Sobre su izquierda, al mismo sector que se lanzaría con Ayala y Cambiasso dos meses más tarde. En el choque decisivo de aquella Champions, Barcelona le ganó el título al Arsenal de Arsène Wenger, pero no hubo duelo Lehmann vs. Messi porque el rosarino estaba lesionado. A Lehmann lo expulsaron y Messi, tan molesto por no jugar, ni siquiera apareció por los festejos para recibir su medalla. La ‘Pulga’ ya le convertiría dos goles al alemán en su paso por Stuttgart, en la Champions 2010.

Lehmann, después de haber sido ayudante de campo del DT de Augsburg durante los primeros meses de 2019, actualmente es parte del consejo futbolístico de Hertha Berlín. En su extensa trayectoria, muy poco roce tuvo con futbolistas argentinos; apenas fue compañero de Roberto Ayala poco tiempo en Milan, y del también defensor Juan Fernández (exEstudiantes), en Dortmund, en la temporada 2002/03, la última de Lehmann antes de pasar a Arsenal. De ninguno el alemán ofreció algún recuerdo en particular.

Sobre dos argentinos de la actualidad, sí regaló una mirada. Del arquero Emiliano Martínez, a quién conoció en Arsenal, aseguró haberle recomendado irse a la Bundesliga. De todos modos, se alegró por su pase a Aston Villa: “Necesitaba jugar, no tenía sentido quedarse en Arsenal en la situación que estaba”. Y también se refirió a Nicolás González, una pieza importante de Stuttgart: “Es fantástico para el club”, señaló.

Jens Lehmann en una visita al Museo Alemán de Fútbol en Dortmund. En la vitrina el papel que utilizara durante la tanda de penales con Argentina en 2006
German Football Museum


Jens Lehmann en una visita al Museo Alemán de Fútbol en Dortmund. En la vitrina el papel que utilizara durante la tanda de penales con Argentina en 2006 (German Football Museum/)

Lehamnn jugó una década en la selección alemana, entre 1998 y 2008. Fueron 61 partidos, en 31 mantuvo la valla invicta y actualmente el récord de imbatibilidad con 681 minutos es suyo. Además del choque por el Mundial, de 2006, también atajó en un amistoso contra la Argentina en febrero de 2005. Terminó 2-2 y Hernán Crespo le convirtió los dos tantos. Estuvo en tres mundiales (98, 2002 y 2006), en tres Eurocopas (2000, 2004 y 2008), dos Copas de las Confederaciones (1999 y 2005) y no alzó ningún título con la ‘Die Mannschaft’. Sí, se coronó en tres ligas europeas (Arsenal, Premier; Milan, en Italia, y Dortmund, en la Bundesliga), un registro poco usual. “Pero me quedé con las ganas de jugar en España. Al mismo tiempo tuve ofertas de Milan y de Real Madrid y me fui a la liga italiana porque era mucho más competitiva. Habría que preguntarle a Cristiano Ronaldo qué opina de las comparaciones, él ha estado en casi todas”, bromea.

“¡Manuel, ahora tu tomas el papelito!”, lanza la frase Lehamnn y suelta la carcajada. Fue una humorada telefónica, entre Lehmann y Neuer, el día antes del partido entre la Argentina y Alemania en el Mundial 2010. Neuer no tiene fama de ‘penalero’ precisamente, y aquella vez no hizo falta: cuatro martillazos alemanes en Ciudad del Cabo y eliminación del equipo que dirigía Maradona.

-¿Quién es el mejor arquero del mundo?

-Neuer, por supuesto. Me gusta Koen Casteels, del Wolfsburgo. Y me gusta el brasileño Alisson. Cambió el puesto: ahora se enfocan más en jugar al fútbol. Cambió la educación, la preparación, y es lógico, tiene que ser diferente.

-En su momento fue Lehmann o Kahn. ¿Qué opina de Ter Stegen?

-Ter Stegen tiene mala suerte porque ha recibido seis, siete y ocho goles en algún partido de la Champions League en las últimas temporadas. Y eso no te hace bien. Yo elegiría para la selección a un arquero que no reciba tantos goles en la Champions.

Jens Lehmann vuelve al arco de Inglaterra
Jens Lehmann vuelve al arco de Inglaterra


Lehmann, embajador de la Bundesliga, leyenda de Arsenal, toma posición cuando habla: “No he visto ni jugado contra un jugador como Haaland en mi carrera. Me asustaría más que Mbappé”

Se zambulle en la actualidad internacional. La pandemia por el coronavirus atraviesa cualquier lectura. Lehmann se contagió en marzo del año pasado y entonces dijo: “Lo encontré menos peligroso que una gripe común”. A fin de año, una publicación en su cuenta de Twitter [@jenslehmann] despertó mucho rechazo en Alemania. Escribió: “En 2017, lamentamos 23.000 víctimas mortales a efectos de la gripe. En aquel entonces, nadie se dio cuenta. Ahora, lamentamos justo el mismo ratio mortal del 0,028 por ciento de la población. Permanezcan sanos y pasen una feliz Navidad”. La referencia aparece cuando se le pregunta por sus pronósticos para la Champions 2021. “Mi favorito actualmente es el Manchester City. Y el Bayern, que siempre es un equipo fuerte, pero creo que le resultará difícil ganarla otra vez. Uno nunca sabe, ya veremos. Lo que espero es no ver otra final de Champions sin gente en el estadio”, señaló.

-¿Ha cambiado mucho el futbol sin público?

-Hay algunos jugadores que no sabemos cómo pueden jugar con la presión de los fanáticos en las tribunas. Es muy difícil de decir, yo digo que esta situación que estamos viendo es muy artificial.

-Si fuera el director deportivo de un club, ¿a quién contrataría, a Mbappé o a Erling Haaland?

-A los dos. Creo que los dos jugadores son realmente únicos, porque Mbappé combina técnica con ritmo, y Haaland combina técnica con ritmo y tamaño. No he visto ni jugado contra un jugador como Haaland en mi carrera. Me asustaría más que Mbappe, porque su físico no me intimida. Pero estamos hablando de dos jugadores increíbles.

-Al margen de lo que todos vemos en la cancha, ¿qué más percibe en Haaland?

-Su valentía.

-¿De ellos será el futuro, de Mbappé y de Haaland?

-Y de Jadon Sancho, que apenas tiene 20 años. En este momento, sus estadísticas en el Dortmund se pueden comparar con las de Lionel Messi y Robert Lewandowski, y creo que es el tercero mejor de toda Europa en lo que va de 2021 en su participación en goles y asistencias.