Jennifer Welter, su fuerza hizo que pasase de vivir en la calle a ser entrenadora de la NFL

Jennifer Welter es el perfecto ejemplo de superación personal y profesional. No sólo ha conseguido ser la primera entrenadora de la National Football League (NFL), sino que además lo ha logrado tras haber sido una mujer sin hogar que dormía en su propio coche. Su libro ‘Play Big: Lessons in Being Limitless From the First Woman To Coach in the NFL’ (Juega a lo grande: Lecciones para superar los límites de la primera mujer entrenadora de la NFL) relata la historia de lucha de esta valiente mujer.

Welter todavía recuerda el momento exacto en el que se sintió verdaderamente aceptada como la primera entrenadora de la liga. Fue en julio de 2015, cuando estaba entrenando a un jugador novato con los Arizona Cardinals. Mientras estaban en el campo apareció Lorenzo Alexander, actual jugador de Buffalo Bills. El novato le preguntó qué podía hacer para mejorar, a lo que Alexander respondió: “¿Sabes lo que tienes que hacer? Necesitas escuchar a tu entrenadora, porque te está diciendo exactamente lo que debes hacer”

Dos años después, Welter publicaba su primer libro. Se trata de una mezcla de biografía y de guía de motivación donde explica cómo rompió el techo de cristal de las mujeres en un mundo tan masculino. “Mi meta era muy simple”, explica Welter, con un doctorado en psicología: “Quería ser la primera, pero no la última”

Sin embargo, admite que no ha sido fácil llegar hasta aquí. Desde 2001, Welter ha estado jugando en equipos femeninos semiprofesionales con poca financiación, como el Dallas Dragons. Confiesa que con su sueldo tenía que trabajar en un gimnasio para poder pagar vivir. En 2008 rompió con su pareja tras una tortuosa relación de seis años y se quedó en la calle. Vivió en su coche durante cuatro meses.

El fútbol fue su salvación. “El campo era el único lugar del mundo donde podía hacer grandes cosas. Pisaba el campo y hacía magia. Podía hacer cualquier cosa, no tenía limitaciones”, cuenta Welter. En 2014 se convirtió en la primera mujer en jugar en un equipo profesional de hombres, uniéndose a la Indoor Football League’s Texas Revolution. Asegura que nunca experimentó discriminación: “Siempre supuse que iban a ser geniales conmigo, y lo fueron”

Ahora, Welter dirige entrenamientos femeninos de fútbol y da charlas de motivación por todo Estados Unidos. “La puerta está abierta para que otras mujeres puedan pasar y para que las niñas crezcan sabiendo de lo que son capaces”, dice Welter con orgullo.

También te puede interesar: