Jennifer Garner no tiene fotos familiares porque sus hijos le temen a las cámaras

Redacción Vida y Estilo
·3  min de lectura

Jennifer Garner se sinceró al hablar de detalles simples de su vida privada que para el resto del mundo podrían ser normales, pero en su caso, hay situaciones que sus hijos no pueden soportar, por el simple hecho de vivir bajo los reflectores de la fama que han acumulado tanto ella, como su expareja, Ben Affleck.

Algo tan simple y común, como tener un álbum de fotos familiares que reúna los cumpleaños, graduaciones, festivales, es de lo que carece Jennifer Garner, pero la razón es más perturbadora: sus hijos le tienen miedo a las cámaras.

Jennifer Garner (AP)
Jennifer Garner (AP)

La actriz y madre de tres hijos, Violet, 15; Seraphina, 12 y Samuel, 9, explicó en entrevista a The Hollywood Reporter que sus hijos han vivido bajo el acoso constante de los paparazzis toda su vida, han sido testigos de su agresividad y por ello han "sufrido de mucha ansiedad". 

Garner recordó cómo todo comenzó en el momento en que inició su relación con Ben Affleck, cuando se vio rodeada de autos y fotógrafos y al preguntarles qué estaba pasando, uno de ellos dijo: "si juegas con fuego...".

Jennifer pensó que con el tiempo se dispersaría la atención obsesiva que tenían sobre ellos, pero no fue así. Ella terminó por aceptar la situación y normalizar en su día a día que más de 20 paparazzis estuvieran estacionados al final de la acera de su casa.

Durante diez años una parvada de paparazzis la siguió al sitio que fuese. "Pasarías por una luz amarilla y 15, 20 autos pasarían por la luz roja detrás de ti, conduciendo por el costado de las carreteras, y todo esto es solo por una (foto de una) madre y un niño".

"Vivíamos en una calle que estaba repleta de actores, mucho más exitosos y famosos que yo, incluido Ben, y todos iban uno por uno, sin problema, pero cuando iba a la escuela, venían unos 15 autos conmigo. Nunca tuve un día sin ellos, y si lo hiciera, si llegara a un parque, estarían escondiéndose en la camioneta del limpiador de piscinas o algo así, entonces alguna niñera que me viera allí, llamaría a un número y se arremolinarían".

Garner relata que en algún punto ella y Ben hablaron de la posibilidad de mudarse, pero pronto cayeron en cuenta que habría por ahí alguien con una cámara intentando tomar fotos de su familia, sin importar al lugar que fueren.

Después intentó liderar una reunión con otras celebridades que también eran madres y vivían en su vecindario, para lo que llamó a representantes de la policía y detalló el momento en que su hija Violet, siendo muy pequeña, se dirigió a los elementos de seguridad: "Se paró en una silla con un pequeño vestido de terciopelo, con el pelo un poco hacia atrás y las gafas puestas y ni siquiera podía pronunciar sus 'r' correctamente, y dijo: 'No pedimos esto. No quiero estas cámaras, dan miedo. Los hombres dan miedo, se golpean entre sí y es difícil sentirse como un niño cuando te persiguen’”.

En 2013, Jennifer Garner testificó frente a un comité de seguridad pública en una asamblea del Estado de California que pretendía pasar un proyecto de ley para proteger a niños como los de ella y que más tarde se formalizó.

Su más reciente experiencia con los paparazzis fue el verano pasado, cuando ella y sus hijos por fin tuvieron la oportunidad de salir tras el confinamiento por la pandemia del coronavirus, pero ni por los cubrebocas pudieron pasar desapercibidos por los caza instantáneas. "Y no solo estás arruinando la experiencia de tu familia, la estás arruinando para todos. Es como, '¿Quién quiere tenernos cerca?'".

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

¿Dónde estaba Paty Manterola? La actriz se juega su última carta con el show Mira Quién Baila

Tongolele, la legendaria estrella que aún con Alzheimer sigue bailando todos los días

Isela Vega, la valiente actriz mexicana que desafió la censura, el machismo y nunca le tuvo miedo a la vejez

EN VIDEO: El Palacio de Buckingham investigará las acusaciones de intimidación por parte de la Duquesa de Sussex