Javier Aguirre, con la conciencia tranquila

·1  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 2 (EL UNIVERSAL).- Javier Aguirre contestó sobre los cuestionamientos de que los Rayados estaban conscientes de casos positivos por Covid-19 en el plantel, previo al encuentro ante el América.

"Seríamos unos hijos de la chi... si mandamos a un jugador enfermo al campo", comentó el director técnico del Monterrey.

"El Vasco" defendió al club, señalado por exponer a sus futbolistas y al resto de los clubes de la Liga MX, como a las Águilas, quienes reportaron tres casos positivos en el cuadro que enfrentó a los regios el 16 de enero.

Lo que sembró dudas sobre el actuar de todos los involucrados en el Monterrey fue que el mismo Aguirre, antes de jugar ante el América, comentó que "hay que esperar las resoluciones de las pruebas PCR, pero tengo en el alambre a tres extranjeros con esta historia del Covid".

Para ese cotejo, sólo Stefan Medina y Avilés Hurtado —después de pasar toda la semana con sus compañeros en El Barrial— fueron baja por coronavirus, horas antes del silbatazo inicial.

Después de que se comunicara el brote en los Rayados, Duilio Davino, presidente deportivo del club, reconoció que les solicitaron a los jugadores no abrazarse en los festejos.

Los protocolos de la Liga MX se habían aflojado y el lapso entre los exámenes para detectar el virus era más grande.

Cómodo y "tranquilito", como él mismo se dijo, Aguirre respondió, pero no aclaró lo que el Monterrey hizo bien o mal hace dos semanas. Hoy vuelve a la cancha, para visitar al Puebla, en el cierre de la Jornada 4.