Goles rojillos con mucho significado

Agencia EFE
·2  min de lectura

Pamplona, 22 abr (EFE).- Osasuna certificó este miércoles ante el Valencia su presencia un año más en la máxima categoría del fútbol español gracias a los tantos de Javi Martínez, Jonathan Calleri y Roberto Torres.

Estos tres futbolistas salieron de inicio después de ser suplentes ante el Elche para ayudar a su equipo a alcanzar los 40 puntos que han hecho realidad el sueño de la permanencia de manera virtual a falta de siete jornadas para el final.

El canterano Javi Martínez formó parte del once inicial por cuarta vez en lo que va de temporada, debutando como titular en El Sadar en una tarde mágica que jamás olvidará.

Toda Soria estuvo pendiente de la última perla de Tajonar, con permiso de Jon Moncayola. "Fue una tarde mágica para mí y para toda Soria”, ha reconocido el número 28, que formó parte de la revolución de cinco cambios con la que Jagoba Arrasate decidió hacer frente al Valencia. Lucas Torró y Oier fueron sus escuderos.

Martínez disfrutó de libertad de movimientos por toda la parcela ofensiva, combinando a la perfección con Adrián y Calleri. El argentino le regaló su primer gol en LaLiga Santander al cederle el balón dentro del área antes de que el de Ólvega no perdonase. Su sonrisa y el abrazo de todos sus compañeros emocionaron al joven de 21 años.

Veinte minutos después, el delantero y el centrocampista se intercambiaron los papeles. El bonaerense recogió un pase de Martínez tras perdida de Gayá para poner de nuevo a Osasuna por delante. 2-1 y la permanencia se acercaba.

Calleri volvió a marcar 11 jornadas después de hacerlo por última vez, rompiendo así una sequía 550 minutos sin ver puerta. Su última celebración fue el 7 de febrero ante el Eibar en coliseo rojillo. Llegó en verano cedido y las últimas fechas serán claves para su estancia en Pamplona un año más.

Por último, Roberto Torres ganó el pulso desde los once metros a un Jaume Doménech que trató de desconcentrar al de Arre para mantener con vida a su equipo.

En el minuto 66, el colegiado Melero López decretó penalti tras ser avisado por el VAR de una acción que pasó completamente desapercibida. El guardameta ganó la guerra psicológica al navarro y detuvo la primera pena máxima.

Segundos después, Mouctar Diakhaby cometió penalti al tocar el balón con la mano. Torres agarró convencido la pelota para poner el tercero en el marcador con un disparo al mismo lado al que Doménech ya no pudo llegar.

El segundo capitán no está disfrutando de todos los minutos que le gustaría en una segunda vuelta en la que el equipo se está saliendo con 7 victorias, 3 empates y 3 derrotas, por lo que el de ayer, fue un momento especial para un jugador que no marcaba desde hace 17 jornadas.

(c) Agencia EFE