Jannik Sinner, el nuevo chico maravilla del circuito de tenis, es finalista del Masters 1000 de Miami

·3  min de lectura
Jannick Sinner of Italy celebra luego de vencer a Roberto Bautista Agut, en la primera semifinal del Miami Open.
AFP

El tenista italiano Jannik Sinner venció este viernes al español Roberto Bautista y competirá por el título del Masters 1000 de Miami, uniendo su nombre al de otros ilustres finalistas menores de 20 años. Sinner, de 19 años, doblegó a Bautista, de 32, por 5-7, 6-4 y 6-4 en dos horas y 28 minutos en la pista principal. El italiano disputará este domingo su primera final de un Masters 1000 ante el ganador del enfrentamiento entre el ruso Andrey Rublev (8º de ATP) y el polaco Hubert Hurkacz (37º).

Implacables.: los Pumas 7's ganaron sus tres partidos y van por otro título

Número 31 del ranking de ATP, Sinner se convirtió en el cuarto tenista menor de 20 años en alcanzar la final de Miami en los 36 años de historia de este torneo de pista dura. Anteriormente, solo lo habían logrado el estadounidense Andre Agassi, campeón de 1990; el español Rafa Nadal, subcampeón en 2005, y el serbio Novak Djokovic, ganador en 2007, según señala la agencia AFP.

Jannik Sinner es una de las nuevas caras del circuito.
AFP


Jannik Sinner es una de las nuevas caras del circuito. (AFP /)

“Se siente bien, obviamente, pero tengo 19 años. El camino para llegar a tener un gran nombre como esos es largo, no se hace en una semana”, dijo Sinner ante las expectativas que está generando desde que llegó a los cuartos de final de Roland Garros el año pasado. ”Tiene un gran futuro por delante”, le reconoció Bautista, número 12 de ATP. “Tiene un gran servicio, es alto, fuerte, golpes potentes y mentalmente es bueno y... mejorando”.

Los mejores puntos

Bautista, que había eliminado en cuartos al gran favorito, el ruso Daniil Medvedev, dejó escapar un partido en el que estuvo un set por delante y gozó de otra ventaja de 3-1 en la etapa decisiva. ”Se escapó vivo en el segundo y tercer set. El chaval tiene algo especial. Es un gran competidor y tiene muchas armas”, describió Bautista, que aspiraba a alcanzar su segunda final de Masters 1000 tras la de 2016 en Shanghai, donde cayó ante el británico Andy Murray.

Ambos semifinalistas se habían enfrentado por única ocasión el pasado 17 de marzo y el italiano se había impuesto con una exhibición de su potente servicio, sumando 16 aces. Este viernes, Bautista demostró que es uno de los mejores del circuito en la devolución rompiendo el saque de Sinner a la primera oportunidad. Desde el fondo de la pista, el español aguardaba los errores no forzados del impetuoso Sinner. Poco a poco el italiano se fue quitando los nervios e impidió que el español tomara distancia, igualando el set 3-3 con un quiebre.

Contra Nadal, en Roland Garros

Bautista rompió de nuevo el saque de Sinner para avanzarse 6-5 y sellar el primer set con su segundo ‘ace’ después de 51 minutos de partido. En la segunda manga, Bautista desperdició cuatro pelotas de quiebre en el séptimo juego, que dieron oxígeno al italiano. ”En una de ellas pensé que su golpe iba fuera y al final tocó la línea por un milímetro”, recordó el español. “Así es el tenis, a veces una pelota puede hacer una gran diferencia en un partido (...) Hoy no fue mi día”.

Jannik Sinner golpea la pelota en su partido ante Roberto Bautista Agut.
AFP


Jannik Sinner golpea la pelota en su partido ante Roberto Bautista Agut. (AFP /)

El italiano se apoyó en su servicio para remontar rápidamente la desventaja y sellar un triunfo que le abrirá las puertas del Top-25 de la ATP la próxima semana. El italiano buscará el domingo sumar un tercer título a su trayectoria tras los logrados en 2020 en Sofía y el pasado febrero en Melbourne, previo al Abierto de Australia. El Abierto, que por primera vez en 17 años no contó con ninguno de los tres gigantes del tenis masculino (Federer, Nadal y Djokovic) definirá este sábado un nuevo campeón en categoría de Masters 1000.

La final femenina, segundo torneo WTA 1000 de la temporada, será disputada por la australiana Ashleigh Barty, número uno mundial, y la canadiense Bianca Andreescu, número nueve.