James Naismith: el profesor que inventó el básquet

LA NACION
·2  min de lectura

El profesor de educación física, médico y entrenador canadiense-estadounidense Dr. James Naismith inventó el 15 de enero de 1891 el juego conocido como baloncesteo. Google homenajeó este viernes, a través de un doodle interactivo, al inventor del juego que supo convertirse en un coloso internacional, y que es practicado en más de 200 países en la actualidad.

Exactamente un año despúes de su invención, Naismith anunció el nuevo juego y sus reglas originales en "The Triangle", un diario escolar de Springfield College.

Justicia Acuña: las primera ingeniera civil en Chile

James Naismith nació el 6 de noviembre de 1861, cerca del pueblo de Almonte en Ontario, Canadá. Estudió educación física en la Universidad McGill, donde tiempo después se graduó. En 1890 comenzó a trabajar como instructor en el YMCA International Training College en Springfield, Massachusetts. Fue allí, donde se le asignó desarrollar un juego de interior que pudiera ocupar a los estudiantes durante el invierno de Nueva Inglaterra. Con dos canastas de melocotón, una pelota de fútbol y solo diez reglas nació el juego de "básquet".

El juego inicialmente incluía equipos de nueve jugadores y elementos combinados de deportes al aire libre como fútbol americano, fútbol y hockey sobre césped. Más allá del reparo y escepticismo inicial, el deporte explotó en popularidad durante los años siguientes y, en 1936, el básquet tuvo su debut olímpico en Berlín, Alemania. En esa oportunidad, fue nada menos que el fundador del deporte, James Naismith, quien lanzó la pelota para dar inicio al primer juego.

Las frases más inspiradoras de Martin Luther King, a 91 años de su nacimiento

Naismith imaginó el básquet como una forma para que todos los estudiantes se mejoren física y mentalmente. Si bien el juego se introdujo en una época en la que las escuelas estaban segregadas, Naismith vio a todos como personas con potencial para el deporte. Incluso, a lo largo de su vida tomó medidas para que el básquet pudiera llegar a más jóvenes. Desde entonces se ha convertido en un fenómeno global que cruza las barreras raciales y de género.

En 1959, el Salón de la Fama del Baloncesto de Naismith se incorporó en Springfield, Massachusetts, y esta meca de la historia del básquet continúa el legado de Naismith hasta la actualidad.