James demuestra con goles sus ganas de quedarse en Madrid

El Golden Boy vio como su sueño de jugar en uno de los mejores del mundo se transformó, gradualmente, en un delirio.

Con la temporada a punto de terminar, James Rodríguez trabaja con esfuerzo y a contrarreloj para demostrar que tiene talento y carácter para seguir siendo jugador del Real Madrid.

El cafetero, quien jugó 10 minutos en el Clásico con Barcelona y marcó un gol que pudo significar el empate con los culés, volvió a la titular del Madrid para guiar la victoria 2-6 en su visita al Deportivo La Coruña.

El crack cafetero por fin jugó 90 minutos y, más allá de los dos goles marcados llegando a posición de nueve, hizo un más que notable partido, sobre todo en la creación de juego. Junto con Isco fueron los diferentes en el terreno de juego.