Jaky Calvo en riesgo de sufrir un derrame cerebral

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 24 (EL UNIVERSAL).- Entre ocho y diez kilos de diferencia sobre el ring, además de la falta de criterio del réferi en turno, estuvieron a punto de provocar una tragedia, en la pelea que le causó un edema cerebral a la boxeadora Jaky Calvo.

La cita fue el pasado viernes en el Cintermex de Monterrey, donde bajo la promoción de King Molina, y el aval de la comisión de boxeo local, se permitió el duelo entre Calvo (peso mosca) y Hedna "Hielera" Maltos, que es supergallo.

En el pesaje, ambas dieron 51 kilos, pero ya en la arena, "no hubo un chequeo previo. Con el rebote, ella llegó como en 60 kilos. Salió con el short muy arriba y una playera para que no se notara el sobrepeso. Cuando le pegaba ni la movía y se la pasó dando cabezazos sin que el réferi interviniera".

Ante el dolor por los impactos prohibidos, Calvo no salió al quinto de los ocho asaltos pactados. "Se me paralizó el ojo y el doctor de ring me revisó con su lámpara, no me dijo más. Los de la ambulancia me dieron una pastilla y me colocaron una botella fría". Ya en la CDMX, le diagnosticaron el edema cerebral. "El médico me comentó, que de haber seguido, pude sufrir un derrame cerebral".