Jaime Munguía y su transformación

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO., enero 11 (EL UNIVERSAL).- La llegada de Erik "Terrible" Morales como entrenador de Jaime Munguía ha cambiado al tijuanense tanto dentro del ring como debajo de él, reconoce Jaime Munguía Chávez, padre del púgil.

"Desde la preparación se puede notar. Para esta pelea (con Gary O'Sullivan) se hizo en el Centro Ceremonial Otomí para que la altura (dos mil 800 metros sobre nivel del mar) le dé mayor fondo físico, porque la estrategia que se ha planteado es que se una pelea larga. Con Roberto Alcázar (el antiguo entrenador del peleador) hacía la preparación física en Estado Unidos y no llegó tan bien preparado como en esta ocasión", dice Munguía Chávez.

Por su parte, Morales cuenta que le ha pedido a su pelador que no lance tantos volados y combinaciones de seis y hasta siete golpes. "Siempre le digo: regálame tres cortitos, pero poderosos", dice.

Munguía enfrentará al irlandés el sábado en el Alamodome de San Antonio, en el que será su debut en la división de los medianos. Según su padre, Morales ha hecho un buen trabajo en dos aspectos más.

"Poco a poco va manteniendo la mano izquierda arriba. Esa parte siempre le ha costado trabajo, porque Alcázar le hacía brincar mucho en el ring y que la guardia la tuviera baja... También hay una mejor relación entre Morales y yo, en comparación en la que tenía con Alcázar. El 'Terrible' siempre me pide mi opinión cuando trata de corregir a Jaime o al final del entrenamiento, me dice: ¿cómo lo ve?", menciona el padre del peleador tijuanense.

El púgil mexicano buscará mantener su invicto esta noche de sábado y, de paso, pavimentar su camino a ser uno de los mejores peleadores de la categoría de los medianos.

Qué leer a continuación