Israel Damonte, el DT de Huracán, tuvo un ataque de furia con el árbitro Ariel Penel por un gol mal anulado ante Boca

LA NACION
·3  min de lectura

Se desbordó. Le apuntó al árbitro Ariel Penel y quedó expuesto ante semejante explosión. Los insultos del entrenador de Huracán, Israel Damonte, fueron el centro de atención en el entretiempo del partido del conjunto de Parque de los Patricios y Boca. El DT entendió que fue perjudicado por un offside que no existió y su furia se tradujo en una expulsión. ¿Tenía razón en su reclamo?

Boca goleó a Huracán 3 a 0, sigue líder y cierra el año con una sonrisa mientras espera a River

A los cuatro minutos del arranque del partido, Huracán tuvo una jugada muy clara para abrir el marcador que fue invalidada por el árbitro: un pelotazo en profundidad de Andrés Chávez para Juan Garro, que eludió a Agustín Rossi y definió con el arco libre. Sin embargo, el juez del partido, a instancias del línea Diego Romero, lo invalidó por offiside. Esa acción que dejó varias dudas, resultó el detonante de todo el banco de los suplentes del Globo. También se molestaron porque entendieron que hubo una mano afuera del área de Agustín Rossi y que podría haber implicado la expulsión del arquero de Boca.

En el cierre de la primera mitad, Israel Damonte fue a increpar a Penel, se pasó de revoluciones, fue expulsado y dejó el campo de juego al grito de "cagón". Después, tras el partido, con menos revoluciones, el DT de Huracán, pidió disculpas por su desborde: "Me saqué un poco, obviamente que pido disculpas, sobre todo a los árbitros. Hay veces que molesta y duele que no adviertan algunas acciones, porque me parece que estábamos haciendo un buen partido y no dar un gol en el arranque del partido, en esta cancha, me parece que era algo muy importante... No soy de hablar de los árbitros, se pueden equivocar, hay veces que se equivocan a favor otras en contra, pero lo que sucede es que últimamente se equivocan bastante seguido en contra nuestra".

En medio de los gritos de Damonte sobre Penel, el entrenador de Huracán le reclamó al árbitro que no intervino en la jugada en la que Briasco terminó lesionado por una infracción del arquero de River, Franco Armani, y que podría haber significado un penal para el equipo de Parque de los Patricios. "Hay que tener huevos para dirigir, sos un cagón", le gritó en el medio de la Bombonera.

Para cerrar volvió sobre el tema: "El gol mal anulado de entrada y la mano de Rossi (Agustín) me sacaron. El gol hubiese cambiado el partido, pero ya está" dijo Damonte, que además explicó que todavía no resolvió si extenderá su contrato con Huracán, ya que su vínculo se vence el 31 de diciembre.

Llamó mucho la atención cómo reaccionó Damonte con Penel, un árbitro que ya había tenido problemas con otro entrenador: Luis Zubeldia. El técnico de Lanús, que fue sancionado provisionalmente, tras el partido con Newell's, fue a increpar al juez y arrancó con un reclamo en términos normales: "En un partido de definición como éste, no lo podes echar (a Matías Pérez), en un partido como éste no lo podes echar así"

Pero después perdió el control y sus palabras fueron completamente fuera de lugar: "Lo echás primero porque es pibe, y segundo porque sos de Boca, sos un ladrón. Ladrón sos, ladrón. Te lo digo en la cara: ladrón. Sos de Boca, ladrón, ladrón".