Irene Aldana será operada; no descarta revancha

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 25 (EL UNIVERSAL).- Tres semanas han pasado desde la noche que la peleadora Irene Aldana hizo historia, al ser la primera mexicana en estelarizar un evento de artes marciales mixtas en la empresa UFC.

Las heridas emocionales provocadas por la derrota ante la legendaria Holly Holm han cicatrizado, pero este lunes, una más se abrirá producto de ese duelo, cuando la operen del pie izquierdo, una lesión, que sin sonar a pretexto, la mermó en la gran batalla de su carrera. "Tengo roto un hueso, fue muy doloroso y pudo haberse destrozado si seguía pegando".

La frialdad del resultado es implacable y aún le provoca tristeza. "En la pelea no estaba funcionando al cien por ciento, no pude sacar el plan pensado. Mi mente se bloqueó porque empecé a sentir complicaciones con mi pie, estaba motivada por la pelea pero fue una pelea con adversidades, en la que batallé física y mentalmente. Me deja mucho aprendizaje, contenta de haber enfrentado a una contrincante tan importante como Holly Holm, me da mucho crecimiento".

Su rival no la sorprendió, sabía bien el nivel de complejidad que representaba. "Fue lo que esperábamos, sabíamos que era una rival dura, disciplinada, no hizo algo que no supiéramos pero no fue nada sencillo. Después de la pela nos saludamos con respeto y nos dimos un abrazo. Le dije que nos íbamos a volver a ver y sé que una revancha no es nada descabellada, puede llegar a darse".