"Ahora sí iremos a la Casa Blanca": el fuerte mensaje de la selección femenina de fútbol de EE.UU. para Donald Trump

LA NACION
·3  min de lectura

Uno de los tantos sectores de Estados Unidos que celebró el triunfo de la fórmula de Joe Biden y Kamala Harris para que Donald Trump abandone la Casa Blanca fue el del fútbol femenino de ese país. Es que una de sus máximas referentes, la capitana de la selección nacional, Megan Rapinoe, compartió un mensaje en sus redes sociales que apunta contra el actual presidente, con quien ya se cruzó en el pasado.

"Ahora sí iremos a la jodida Casa Blanca", decían las palabras que Rapinoe compartió junto a una foto de la selección campeona del mundo en 2019. La story fue publicada originalmente por Jimena Panduro, gerente de redes sociales del Inter de Miami y a quien las jugadoras norteamericanas suelen apoyar en sus mensajes -hace poco, la delantera del Tottenham Alex Morgan coincidió con una crítica hacia el Kun Agüero, cuando tomó del cuello a una jueza de línea durante un partido.

Elecciones en Estados Unidos: qué deportistas votan a Donald Trump y cuáles a Joe Biden

Estas palabras toman relevancia no solo porque se trata de una de las selecciones de fútbol femenino más destacadas del mundo hacia el presidente de los Estados Unidos, sino también porque justamente este grupo de deportistas lleva una fuerte batalla por conseguir la igualdad salarial y de oportunidades para las mujeres, sobre todo en el universo deportivo.

A su vez, al ganar el Mundial de Francia 2019, la futbolista ganadora del Balón de Oro y sus compañeras se negaron a asistir a la Casa Blanca para visitar al presidente. "No iría, y todas las compañeras de equipo con los que he hablado explícitamente de ello no irían", comentó entonces. Asimismo, manifestó: "No creo que nadie en el equipo tenga interés en prestar la plataforma por la que hemos trabajado tan duro y las cosas por las que luchamos y la forma en que vivimos nuestra vida. no creo que queramos que esto sea cooptado o corrompido por esta administración".

"Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo", le respondió Donald en su momento.

Disidente con Trump y crítica de sus formas, la capitana de la selección estadounidense consideró que el primer mandatario, con su slogan de campaña "Make America Great Again", deja a un lado a ciertos sectores de la población. "Yo diría que su mensaje está excluyendo a las personas. Me está excluyendo. Está excluyendo a las personas que se parecen a mí. Está excluyendo a las personas de color", dijo hace un año en relación a la comunidad homosexual y la que aboga por el movimiento Black Lives Matter.

Manchester United: dos jugadoras vendieron más camisetas que todo el equipo de varones

En relación a esto, Rapinoe compartió una foto de la vice de Biden, Kamala Harris, con una bandera LGBTQ+ y escribió que este triunfo es favorable "para las mujeres, las personas negras, indígenas y de color, los inmigrantes, los musulmanes, los americanos nativos y para todos". "Algunas personas no tienen idea de cuánto significa esto para tanta gente", concluyó.