Ion Tiriac y su sentencia para la nueva Copa Davis: "Este formato es una vergüenza, han arruinado 120 años de tradición"

LA NACION
lanacion.com

El extenista Ion Tiriac, propietario del Mutua Madrid Open y quien fue coach del legendario Guillermo Vilas, del alemán Boris Becker y del francés Henri Leconte, entre otros, fue muy crítico con el nuevo formato de la Copa Davis, que también se disputa en la Caja Mágica de Madrid. "Es una vergüenza, los organizadores han arruinado 120 años de tradición. Esta gente está enferma de la cabeza, expresó el rumano sobre el Grupo Kosmos, encabezado por el futbolista de Barcelona Gerard Piqué y que lleva adelante esta versión del certamen. "Nunca agarraron una raqueta y le pegaron a una pelota de tenis. Deberían condenarlos de por vida", le dijo al diario FR24.

Tiriac, de 80 años, una voz muy respetada en el ambiente del tenis, no detuvo sus críticas y le señaló al diario The New York Times: "Apuesto lo que quieran a que en dos años volverán a cambiar el formato. Esto es un chiste y también una vergüenza. Han arruinado la joya del tenis". Tiriac no está para nada de acuerdo con la modalidad de jugar toda la Davis en una semana y en una única sede, a diferencia del certamen histórico, con partidos a cinco puntos y de cinco sets disputados con localías y en cuatro fechas distintas distribuidas en el calendario del ATP Tour.

Piqué ya había tomado nota de algunas declaraciones de Tiriac y dejó entrever hace algunos días que el problema no es el formato, sino tener en Madrid dos grandes eventos tenísticos durante el año. "Tiriac es de la vieja escuela en la manera como ve las cosas y al estar ambas cosas en Madrid y en la Caja Mágica, la Davis y el torneo que él dirige, no ayuda. Quizá si las dos primeras versiones de la Copa Davis se hubiesen jugado en una ciudad de Francia y no en Madrid, Tiriac tendría una visión diferente sobre el nuevo formato", enfatizó Piqué.

Siete años atrás, Tiriac también sostuvo una batalla con los tenistas profesionales cuando cambió el color del polvo de ladrillo del Masters 1000 de Madrid e hizo canchas azules. La iniciativa duró apenas ese 2012: hubo muchas quejas, tenistas que se patinaban y Tiriac debió dar marcha atrás en su revolucionaria iniciativa. "Es claro: todos los deportes se juegan en canchas azules para favorecer la televisación. La pelota se ve bien. En el polvo de ladrillo anaranjado te pones a ver un partido de Roland Garros en un día de sol y no distinguís nada, te das cuenta donde va la pelota porque se mueven los jugadores", explicó aquella vez Tiriac. Siempre polémico, pero con mucho sentido común en sus conceptos.

Qué leer a continuación