Invicta y casi completa

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 18 nov (EFE).- La selección española sub-21 cerró este martes, con su victoria frente a Israel (3-0), una clasificación para el Europeo de la categoría casi inmaculada, en la que no conoció la derrota -nueve triunfos y un empate-, y demostró su solidez defensiva, encajando solo un gol, pero dejando dudas en la ofensiva, aunque Luis de la Fuente parece haber encontrado a su ‘9’ a última hora.

La irrupción del futbolista de la Real Sociedad Roberto López es la nota más positiva de esta última concentración en Marbella antes de un Europeo que está a cuatro meses vista. Sorprendió su anuncio en la lista de convocados, pero el seleccionador sub-21 y olímpico quería probarle de nuevo, tras haberle tenido en la sub-18, y no le pudo salir mejor.

En la Real no actúa como delantero centro al uso, juega de mediapunta, pero “tiene gol”, como aseguró de la Fuente. Y si lo tiene, que es lo que más ha echado en falta España, había que intentar aprovecharlo. Su saldo: dos partidos y dos goles; justo antes del Europeo, una actuación que le hace tener pie y medio en la lista para el gran torneo.

Una convocatoria para la que el seleccionador ya tiene 30 nombres sobre la mesa, de los que tendrá que descartar a siete. Los 23 que han estado en noviembre más “seis o siete nombres”, como reconoció el propio técnico riojano en rueda de prensa.

Una lista que podría ser muy diferente y dar un salto de calidad tremendo si pudiese contar con los futbolistas que deberían estar, por edad, en la sub-21, pero que por calidad y rendimiento son fijos para Luis Enrique.

Ferrán Torres, con un triplete frente a Alemania, Dani Olmo, Eric García y Ansu Fati son fijos para el seleccionador absoluto, y en marzo, cuando arranque el Europeo que por primera vez se disputa con 16 selecciones y en dos ventanas diferentes, España tiene partidos clasificatorios para el Mundial de Catar 2022, lo que hace difícil que Luis de la Fuente pueda contar con ellos. “La prioridad es la absoluta”.

Si todo sigue su curso normal y mantienen el rendimiento, quizá Ansu es el que más cerca esté de participar en la cita de Hungría y Eslovenia ya que podría perder eventualmente su puesto a las órdenes de Luis Enrique al estar, según estimaciones del FC Barcelona, hasta marzo recuperándose de la rotura en el menisco interno de la rodilla izquierda.

Si se recupera a tiempo y tiene minutos de calidad, no suficientes para ser llamado por la absoluta pero sí para estar en el Europeo sub-21, puede ser un refuerzo de lujo para una generación en la que, como él, hay muchos futbolistas que, por edad, les corresponde la siguiente.

Un campeonato al que España irá a defender título y que afronta con una seña de identidad clara: la solidez defensiva. Con tan solo un gol encajado en diez partidos, los de Luis de la Fuente son la mejor selección en este aspecto gracias a la irrupción de Zubimendi, el liderazgo de Hugo Guillamón y el gran rendimiento de Cuenca y Clemente en sus clubes, cedidos al Almería y al Logroñés, respectivamente, y que trasladan a la sub-21.

Un dato a pesar de las dudas en la portería. No por el rendimiento de los guardametas, que tienen un maestro de lujo en Miguel Ángel España, entrenador de porteros, sino por su poco protagonismo en sus clubes: Álvaro Fernández, Josep Martínez e Iñaki Peña no son titulares en sus clubes.

Luis de la Fuente probó a los tres en los dos últimos encuentros y, como no parece que su situación vaya a cambiar de aquí a marzo, la posición de titular bajo palos está muy abierta. Una demarcación siempre mirada con lupa y en la que el seleccionador ya demostró en el pasado Europeo que no le tiembla el pulso si hay que cambiar.

Tras la derrota inicial frente a Italia, decidió cambiar a Unai Simón, ahora titular en la absoluta, por Antonio Sivera, quien dejó paradas de mérito y contribuyó al quinto título de la categoría para España.

Con la certeza del buen ambiente que reina en las concentraciones, algo importantísimo para el seleccionador, y con la confianza de que son futbolistas que crecen día a día por su corta edad, España espera conocer a sus rivales el día 10 de diciembre de cara a un torneo que cambia de formato, pero la sub-21 mantiene el objetivo: luchar por todo.

Óscar Maya Belchí

(c) Agencia EFE