Invasión Tigre en San Luis sería la más grande en torneos cortos

  • Superarían la invasión hecha por León al Omnilife
  • En torneos largos, se habla de que Celaya metió 50 mil al Coloso de Santa Úrsula

No hay fecha ni plazo que no se cumpla y este fin de semana llega la tan mencionada histórica "Invasión Tigre", cuando el equipo felino visite este sábado en la Jornada 10 del Clausura 2013 al San Luis en el estadio Alfonso Lastras.
 
Desde la semana pasada, los boletos para este encuentro volaron en unas cuantas horas, siendo aficionados del conjunto universitario la mayoría de los compradores, por lo que se estima serán más de 20 mil aficionados del cuadro de Ricardo Ferretti los que asistan a la casa potosina.
 
De lograrse la cifra, la Invasión Tigre al Alfonso Lastras se convertirá en la mayor en toda la historia de los torneos cortos, dejando atrás la más reciente que dejaron los aficionados de León, al acudir cerca de 20 mil esmeraldas al Estadio Omnilife, en la Jornada 8 del presente torneo.
 
Los seguidores de Tigres tienen planeada esta invasión a San Luis desde el pasado 22 de diciembre del 2012, cuando integrantes de la barra "Libres y Lokos", organizadores de viajes y grupos de animación, se reunieron para decidir a donde se haría el viaje masivo, siendo el duelo ante Reales el elegido debido a la cercanía con Nuevo León.
 
La mejor marca que ha hecho la afición auriazul fue la que se dio en el Estadio Azteca en febrero del 2012, a donde acudieron alrededor de 15 mil aficionados felinos para el duelo ante América de la Jornada 5 del torneo Clausura.
 
Una similar al Coloso de Santa Úrsula la hizo la gente de León en octubre del año pasado, en la Jornada 14 del Apertura, también llevó 15 mil y hasta comentaron que esa sí era una verdadera invasión, no como la de Tigres.
 
Sin embargo, es la afición de la UANL quienes más han demostrado su pasión por seguir al equipo en donde sea que juegue, puesto que en cada salida, Tigres mínimo tiene a tres mil personas apoyándolos desde la tribuna, sin importar la distancia y como prueba de ello el viaje a Cancún de cinco mil hinchas, para el duelo de la fecha dos con Atlante.
 
Incluso, el término de “Invasión” se hizo popular cuando en maro del 2011, en duelo de la Jornada 9 del Clausura, la hinchada felina llevó a más de ocho mil personas al estadio Omnilife, bautizando la casa de Chivas como el “UNI-life”.
 
A partir de entonces, cobraron más fuerza los viajes de la afición auriazul, como el de noviembre del 2011, en los Cuartos de Final ante Pachuca, que acudieron más de siete mil felinos para pintar de amarillo el estadio Hidalgo; otra que no se puede dejar de mencionar, es la de agosto del 2012, con ocho mil universitarios al Jalisco, a donde recientemente también acudieron en gran cantidad hinchas de Rayados, con cinco mil.
 
A pesar de esta euforia felina, la Invasión Tigre que ocupará más del 50 por ciento de la capacidad del estadio Alfonso Lastras (30 mil), será sólo la mayor en torneos cortos, pero no en el total de la historia, puesto que se habla de que la más grande fue de alrededor de 50 mil aficionados.
 
Esto ocurrió en la Gran Final de la Temporada 1995-96, siendo la despedida a los torneos largos, cuando Celaya visitó al Necaxa cuando Rayos tenía como casa al Estadio Azteca; este récord nadie lo ha podido igualar, siendo la actual casa del América la única en la que se podría realizar una invasión de tal magnitud, debido a su amplia capacidad.
 
Cabe resaltar, que este juego donde se dio la mejor marca en invadir estadio ajeno, se trató de una Final, en la que suele ser más el interés de la gente por acudir al partido, y resulta difícil establecer si la movilización fue de tal magnitud, o por la naturaleza del juego más aficionados locales portaron la playera del Celaya, equipo que en esa campaña gozó de gran simpatía por el carisma de sus jugadores y el futbol que practicaba.