La toxina en botes y conservas de nuevo de actualidad tras la muerte de media familia rusa por comer pepinillos

M. J. Arias
·2  min de lectura

Actúa con rapidez, puede resultar letal y basta con un bocado para que las consecuencias sean fatales. La toxina botulínica vuelve a estar de actualidad al identificarse como la causa de la muerte de un joven matrimonio ruso cuyos hijos pequeños estuvieron varios días solos conviviendo con los cadáveres hasta que un familiar acudió en su ayuda, según publica Daily Mail.

El origen de la intoxicación letal estaría en un bote de pepinillos en mal estado. (Foto: Getty Images)
El origen de la intoxicación letal estaría en un bote de pepinillos en mal estado. (Foto: Getty Images)

La principal hipótesis de los investigadores es que Alexander y Viktoria Yakunin, de 30 y 25 años, fallecieron intoxicados en su dormitorio. En la casa, junto con el matrimonio, convivían sus dos hijos, una niña de cinco años que se habría ocupado durante varios días de su hermano, un bebé de año y medio, hasta que la llamada de un familiar hizo saltar todas las alertas.

La pareja tenía una comida y, al ver que se retrasaban, decidieron llamarles para saber qué ocurría. Fue entonces cuando la niña descolgó el teléfono y contó que sus padres llevaban mucho tiempo durmiendo y que tenían un “color extraño”. Asustada, la hermana de Viktoria, Natalia Bakulina se desplazó rápidamente a la vivienda.

Al llegar se encontró los cuerpos sin vida de su hermana y su cuñado. Llamó a emergencias y vistió a los niños rápido para sacarlos de allí cuanto antes. En Daily Mail señalan que en la inspección ocular de la casa se encontró en la cocina un bote de pepinillos que les había regalado un día antes de su ingesta la madre de Alexander y que sería el foco de la intoxicación.

Todo a punta a que la pareja falleció víctima del botulismo, una intoxicación provocada por la toxina botulínica que acata al sistema nervioso y paraliza las funciones vitales. Esta bacteria puede estar presente en algunas conservas sin oxígeno.

Hace solo unos días acaparó titularles la muerte de varios miembros de una misma familia en China tras consumir unos fideos en mal estado. Aunque en su caso la culpable no fue esta toxina sino una alta concentración de ácido bongkrekico, una toxina respiratoria producida por la bacteria pseudomonas cocovenenans.

En agosto del pasado año, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) activó una alerta sanitaria por un brote de intoxicación alimentaria provocado por toxina botulínicadetectada detectado en el atún en aceite de girasol de Día después de que cuatro personas enfermasen. Tres de los pacientes comieron ensaladilla rusa hecha con esa conserva. En aquella ocasión la intoxicación fue detectada a tiempo y pudieron recuperarse.

EN VÍDEO | Si comes pasta recalentada que no has guardado en la nevera estas arriesgando mucho