Inter Milan: un club italiano, con dueño chino y que le habla a los hinchas en inglés

Marcelo Gantman
·3  min de lectura
21 de febrero de 2021, Italia, Milán: Lautaro Martínez del Inter de Milán celebra el gol del primer gol de su equipo durante el partido de fútbol de la Serie A italiana entre el AC Milán y el Inter de Milán en el estadio de San Siro.
Jonathan Moscrop / CSM vía ZUMA Wire / dpa

La Piazza del Duomo recibió el domingo pasado a miles de hinchas del Inter Milan en la celebración del título número 19 de su historia en la Serie A y el primero en once años. Una escena extraña cuando no debería serlo. Por un lado, por la pandemia y la ausencia de espectadores en los estadios; por el otro, porque en las últimas semanas -cuando vemos fanáticos en las calles- suponemos que protestan contra los dueños de sus clubes que quisieron armar la Superliga Europea.

La tabla de posiciones de la Copa de la Liga: los resultados y el fixture

Inter Milan fue miembro fundador de esa Superliga un domingo por la noche y el miércoles ya estaba afuera. El club, propiedad en un 68,5 por ciento de Suning, un holding chino de venta de electrodomésticos, fue uno de los que creyó que el fútbol europeo precisaba un nuevo orden al observar su saldo en rojo de 102.4 millones de euros en el período 2019/20, según los datos relevados por KPMG.

Pero ganar campeonatos sigue siendo en fútbol un bálsamo indestructible contra todo enojo, toda deuda y todo tipo de desacuerdo. El último de ellos los hinchas del Inter lo habían tenido en marzo pasado cuando Steven Zhang, dueño del club, presentó oficialmente la nueva identidad visual. Días antes había vendido el 23 por ciento de las acciones. Un formidable cambio de conversación.

Los cambios de escudos en los clubes de fútbol, a lo largo de su historia, son más frecuentes de lo que los hinchas creen. En el caso de Inter Milan hubo al menos cinco cambios de elementos y diseños en los últimos 32 años. “Los clubes ahora diseñan más logos que escudos. Inter Milan fue hacia eso. La imagen ganó en simetría y respeta casi el 90 por ciento de su diseño anterior. En el camino eliminó el dorado y cambió el tono del azul. Lo que está claro es su búsqueda: van más allá del mundo del fútbol, por eso eliminaron las iniciales “C” y “F” que remitían precisamente al club de fútbol” , le comenta a LA NACION Sebastián Ruggiero, uno de los fundadores de Paladar Negro, estudio de diseño especializado en la identidad visual del fútbol.

Barcelona - Boca, Copa Libertadores: horario, TV y formaciones

Inter le encargó la tarea a un estudio de diseño alemán: el Bureau Borsche de la ciudad de Munich, que entre sus clientes tiene a marcas como Audi, Nike, Balenciaga y también a la Bienal de Venecia.

La Piazza Duomo desbordada por los hinchas de Inter que festejaron el domingo pasado el campeonato; la pasión se olvidó de la pandemia
Claudio Furlan


La Piazza Duomo desbordada por los hinchas de Inter que festejaron el domingo pasado el campeonato; la pasión se olvidó de la pandemia (Claudio Furlan/)

El logo del Inter Milan dice mucho sobre cómo es el actual negocio del fútbol. La “sopa de letras” con la “I” y la “M” nos habla de la propia marca del club y del uso de IM como identidad individual: I’am, en inglés, yo soy dicho en español. Tenemos entonces un club de fútbol italiano, con dueño chino que se comunica en inglés con sus fanáticos del mundo a los que mira de a uno. Inter Milan está en sintonía con el estilo de los clubes que apuntan al mercado global: cada hincha es único y hay que conectarlo a partir de esa individualidad. El inglés es la lengua del fanático global.

Pero las celebraciones en el fútbol traen los comportamientos de siempre: tifosis en las calles que buscan compartir de modo colectivo la alegría de ganar un scudetto. Ninguna noticia por el enojo de haber sido miembros fundadores de una Superliga que quería romper el fútbol como hecho cultural; ningún fastidio por el cambio de escudo; poca pena porque Pirelli dejará de ser el patrocinador de la camiseta al final de esta temporada después de 26 años y 230 millones de euros ingresados durante ese vínculo comercial.

Cuando el equipo sale campeón, el hincha no quiere saber y no quiere preguntarle a nadie. Ya el dueño se ocupará de las deudas. Él sabrá.

Hinchas de Inter celebran en la Piazza Duomo en Milan
PIERO CRUCIATTI


Hinchas de Inter celebran en la Piazza Duomo en Milan (PIERO CRUCIATTI/)