La fuga de metano que emitió más gas en pocos días que varios países en un año

Yahoo Noticias

Era visible desde el espacio y su magnitud, no valorada a cabalidad por muchos meses, se ha revelado recientemente inmensa y enormemente peligrosa.

En febrero de 2018, de acuerdo a The New York Times, se registró una enorme fuga de gas metano tuvo lugar en un sitio de extracción de hidrocarburos mediante la técnica de fracking operado por una subsidiaria de la empresa Exxon Mobil en el Condado Belmont, Ohio.

Imágenes capturadas desde un helicóptero muestran la fuga de metano que se dioi en febrero de 2018 en el Condado de Belmont, Ohio. (YouTube/Ohio State Highway Patrol)
Imágenes capturadas desde un helicóptero muestran la fuga de metano que se dioi en febrero de 2018 en el Condado de Belmont, Ohio. (YouTube/Ohio State Highway Patrol)
Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

El incidente fue en su momento poco conocido y no se reveló a cabalidad su magnitud, con todo, cerca de 100 personas en un radio de una milla fueron entonces evacuadas mientras se contenía la fuga.

Y le tomó 20 días a Exxon Mobil contener el asunto y, afortunadamente, no se registró una catástrofe.

Pero el asunto fue en realidad de gigantesca proporción. Como se señala en el Times, un informe de científicos holandeses y estadounidenses publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science mostró que la fuga que se dio en ese pozo en Ohio emitió a la atmósfera tanto metano como el que emiten en un año varios países combinados.

De acuerdo a CNN, más que lo que emiten anualmente Francia, España o Noruega.

Ese cálculo fue posible luego de que científicos analizaron los datos de un nuevo satélite de la Agencia Espacial Europea especializado en detectar emisiones y concentraciones de diversas sustancias, entre ellas el metano (un gas de efecto invernadero y catalizador de cambio climático muy poderoso, muchas veces más activo en ello que el carbono) e identificaron que la fuga en Belmont, Ohio, en febrero de 2018 fue inmensa: cerca de 120 toneladas métricas de metano por hora.

Y eso que cuando se registró la observación satelital, hacia la segunda semana de la fuga, esta ya no se encontraba en su momento más intenso.

“Hemos entrado a una nueva era. Con una sola observación, un solo sobrevuelo [del satélite] somos capaces de ver las plumas de metano que salen de grandes puntos de emisión… Eso es algo totalmente nuevo…”, dijo al Tomes Ilse Aben, especialista en rastreo satelital.

En su momento, Exxon Mobil señaló que no pudo determinar con exactitud la cantidad de metano emitido en su pozo, en el que se extraía gas natural vía fracking, pero la nueva tecnología satelital ha mostrado ser muy útil al respecto.

Y todo ello plantea la posibilidad de que, en realidad, muchas otras fugas como la de Belmont, Ohio, hayan sido poco conocidas o minimizadas, lo que no solo supone la expulsión de una gran cantidad de agentes de cambio climático a la atmósfera sino que es un riesgo de catástrofe para las comunidades cercanas al punto de la fuga.

“Las emisiones de metano, desafortunadamente, no son algo raro, sino una amenaza constante que exacerba el cambio climático y daña la salud…”, dijo Miranda Leppla, del Consejo Medioambiental de Ohio.

Pilotos de un helicóptero de la Ohio Stateway Patrol capturaron impactantes imágenes aéreas de la citada fuga el 15 de febrero de 2018.

Exxon dijo, de acuerdo a CNN, que lamenta que se haya dado esa fuga y que “está comprometida a la reducción del metano y trabaja con laboratorios del gobierno, universidades y otros para identificar la mejor y más económicamente efectiva tecnología, incluidos los satélites, que pueden ser usados para detectar, reparar y medir con precisión el metano”.

La práctica de extracción de gas natural vía fracking se ha dado de modo extensivo en Estados Unidos y otros países, y eso ha amplificado el abasto de ese hidrocarburo, que aunque es contaminante lo es menos que otros. Pero la emisión de metano es una consecuencia frecuente de ese fracking (técnica muy censurada por la devastación ambiental que provoca) y sus efectos, inmediatos en las zonas de fuga, y de mayor alcance como catalizador del cambio climático (su efecto invernadero es 20 veces más potente que el carbono), resultan ominosos.

Y dado que solo en Estados Unidos, indica CNN citando fuentes oficiales, existen 991,000 pozos de extracción de hidrocarburos, el riesgo de fugas de metano y otros incidentes es mayúsculo.

Qué leer a continuación