Inicia el séptimo intento

·1  min de lectura

Ramón Treviño, enviado

TORREÓN, Coah., mayo 27 (EL UNIVERSAL).- Uno quizá viva su última final. El otro, apenas pisa la primera.

En sus manos estará el destino de la serie por el título; por algo son porteros, además de que son los capitanes de sus respectivos clubes.

José de Jesús Corona es una institución en Cruz Azul, ha vivido buenas y malas, y encabeza el séptimo intento celeste por el campeonato desde aquel del Invierno 1997.

Se habla de fantasmas alrededor de los cementeros, pero para el cancerbero "el pasado queda ahí. Lo importante es vivir el momento, aprovechar lo que vivimos ahora. Tenemos el derecho de disputar esta final y ya, hay que dejar atrás todo lo que ha sucedido".

Aunque son favoritos, en Cruz Azul están conscientes de que "no podemos caer en excesos de confianza, pensar que —estando ahí— ya vas a ganar. Hay que ponernos el overol. Va a haber un gran sacrificio... Hoy es momento de cambiar la historia, no hay de otra".

Corona tiene 40 años de edad y enfrente está un joven portero de 25. Acevedo no puede evitar emocionarse por tener enfrente a uno de sus maestros.

"Claro que le tengo un respeto importante a Jesús Corona, y admiración. Es un orgullo tenerlo enfrente en una gran final. La primera vez que lo enfrenté corrí a pedirle su camiseta y me la dio", recuerda.

Respecto a la serie, el capitán santista es claro: "Nos hemos hecho muy fuertes de locales y esa es la intención del equipo: salir a proponer un buen juego de ida, pero esto es a 180 minutos, así que propondremos tanto de local como de visita". Porque en sus manos está alargar la malaria azul... O hacer realidad lo que parece imposible.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.