Independiente: entre la "vergüenza" de Silvio Romero y los insultos de los hinchas en el entrenamiento

Rodolfo Chisleanschi
lanacion.com

La vida de Independiente continúa alterada. La derrota ante Racing en el clásico, y la forma en que se produjo, expuso con crudeza una realidad que algunos resultados a favor han permitido disimular de manera ocasional, y como señaló Silvio Romero en conferencia de prensa, "dejó secuelas".

Una de ellas fue que alrededor de medio centenar de personas -aparentemente socios "comunes"- se agolpara en la puerta del predio de Villa Domínico este miércoles para esperar la salida de los jugadores y manifestarles su enojo. Se escucharon reproches e insultos, hubo un pedido a Lucas Pusineri de que "pusiera a los pibes" si lo veía necesario "porque a vos te bancamos", y si bien las cosas no pasaron a mayores sí que denotaron el estado de nervios que invade al club. "La gente está en todo su derecho a manifestarse, por ahí mañana sea en contra del equipo y es entendible. No los defendimos a ellos ni a la institución en cun clásico como lo deberíamos haber hecho".

Solo un rato antes, la actividad estuvo centrada en la palabra del capitán del equipo. "Sentimos mucha vergüenza. Nos fallamos a nosotros y no defendimos como se debía ni a la institución ni a la gente que nos apoya día a día". Pusineri le otorgó la cinta de líder a Silvio Romero y el delantero cordobés ejerce como tal. Fue el único en hablar el domingo pasado, una vez consumada la histórica derrota, y volvió a dar la cara este mediodía.

Vestido llamativamente de negro, uno de los máximos goleadores de la Superliga no ahorró calificativos para la decepcionante actuación de su equipo en un partido en el que jugó en superioridad numérica durante todo el segundo tiempo. "Equivocamos el camino teniendo dos jugadores más, pero igual desde el arranque, once contra once, ya estábamos siendo superados", analizó, para concluir que "no fue solo una cuestión de juego. Nos faltó todo: carácter, actitud o como queramos llamarlo".

Sereno en las respuestas y asumiendo la complicación de una situación "en la que nos metimos nosotros mismos", el centrodelantero del Rojo afirmó que hubo una severa autocrítica en el grupo -"Nos dijimos cosas que teníamos que decirnos"-, aunque prefirió no develar los pormenores más profundos de lo conversado entre los integrantes del plantel y el técnico del Rojo.

"El tema ahora es cómo seguir de acá en más", se preguntó el ex jugador de Lanús y el América de México, "como grupo no podemos permitirnos fallar ni repetir la imagen que dimos el otro día", señaló Romero, para quien el partido de este jueves ante Fortaleza de Brasil en el debut en la Copa Sudamericana, representa la oportunidad "para retomar el camino que veníamos teniendo hasta el domingo". El goleador hizo memoria y recordó que "en los partidos previos se habían visto cambios positivos, se había mejorado la imagen. Ahora tenemos que respaldar esos cambios, porque perdimos un partido y parece que fuera la muerte".

El encuentro ante el Tricolor del nordeste brasileño iniciará una seguidilla de tres encuentros como local para el Rojo (luego llegarán Arsenal y Gimnasia), un arma de doble filo en este momento. Más aún si se recuerda que entre diciembre y enero Independiente también disputó tres partidos consecutivos en su estadio, ante Banfield, Newell's y River, y los perdió todos.

El ambiente que se encontrará el equipo mañana en el Libertadores de América es una auténtica incógnita. Por ahora, la única certeza es que en ningún caso será relajado y feliz.

Qué leer a continuación