Independiente. Los problemas que encontró Julio Falcioni en su regreso y el arduo camino que le espera

Andrés Fernández
·3  min de lectura

"Me gustan los equipos seguros y para eso hay que trabajar mucho". Julio César Falcioni fue quien soltó esas palabras en la semana previa al debut de este lunes, que finalmente terminó con derrota de Independiente frente a Lanús por 1 a 0. La palabra trabajo será clave y la que "el Emperador" más deberá repetir y hacerle llegar a sus jugadores. Esto será necesario para poder mejorar el rendimiento de un Independiente que demostró un nivel pobre en su presentación y que le dejó cierta preocupación en el inicio de su segundo ciclo en el club, luego de casi 16 años.

Independiente siguió con la tónica de los grandes en la Copa de la Liga: un debut desabrido y decepcionante

La salida de Lucas Pusineri, reemplazadopor el entrenador de 64 años que efectuó la dirigencia del Rojo, en los papeles supone cambiar poca experiencia por mucha jerarquía. Pero en la primera fecha de la Copa de la Liga todavía no se observó una diferencia entre un entrenador y otro. El Rojo volvió a jugar mal, algo que ya venía haciendo, y de la mano de Julio César deberá mejorar muchísimo si quiere mantener la ilusión de hacer un buen campeonato.

Con un equipo en formación, Independiente mostró muchísimas falencias a lo largo de la caída frente a Lanús. La primera misión en la que deberá enfocarse Falcioni para paliar eso será conectar a los jóvenes que más sobresalen con aquellos que tienen mayor recorrido. Ayrton Costa, Sergio Barreto, Alan Soñora y Alan Velasco son los jugadores que deberán juntarse con futbolitas como Sebastián Sosa, Lucas Romero, Pablo Hernández y Silvio Romero. En esa difícil tarea, el director técnico deberá formar un equipo seguro y equilibrado, algo que siempre caracterizó a Falcioni en sus proyectos.

Uno de los pedidos que más hizo Falcioni fue la llegada de refuerzos con jerarquía. Si bien los dirigentes no venían cumpliendo con sus pedidos, en esta semana podrían concretarse las llegadas de dos futbolistas que ya estuvieron bajo su mando en Boca: Juan Manuel Insaurralde, el marcador central de 36 años, y Lucas Blandi, atacante de 31. Serán dos piezas que le darán mayor experiencia a un plantel nutrido de juventud. Ambos llegan de Colo Colo de Chile, pero sabiendo de qué se trata el fútbol argentino y serán piezas fundamentales en la construcción del nuevo equipo.

Pero Falcioni tendrá más trabajo y sobre todo desde lo táctico. La carencia de ideas en ataque, la falta de resolución en el juego y también la generación de profundidad serán algunos de los ítems que deberá pulir en la ofensiva. Vale destacar que deberá ajustar la puntería en la definición. En el primer tiempo ante Lanús pudo concretar, pero Soñora y Hernández fallaron frente a un equipo que no perdona. Los otros puntos que Falcioni deberá mejorar pasan por la parte defensiva. Frente al Granate sufrió en todo momento en cada pelota parada (algo extraño en un DT que trabaja mucho en ese aspecto del juego) que cayó su área. Un tiro en el palo y más tarde el único gol del partido fueron los ejemplos más claros de la noche de Avellaneda.

Copa de la Liga. Lanús fue mucho más y le ganó a Independiente por 1 a 0

Esto recién comienza y un entrenador de la trayectoria de Falcioni tiene todo para encaminar a Independiente, pero no será nada fácil: a los aspectos negativos que quedaron reflejados en el campo de juego en el debut se le suma el difícil momento institucional por el que atraviesa el Rey de Copas. Todo esto que genera preocupación en el mundo Independiente está en las manos del "Emperador" que deberá sacar lo mejor de sí y de cada uno de sus futbolistas para que Independiente recupere su prestigio.