Independiente. La mano de Julio César Falcioni que guía al líder: orden, firmeza y mensajes claros

Andrés Fernández
·5  min de lectura
Julio César Falcioni durante el partido que disputan Independiente y Lanús.
JAVIER GONZALEZ TOLEDO / FotoBAIRES

La llegada de Julio César Falcioni le trajo una bocanada de aire necesaria a Independiente. Atrás quedó el paso de Lucas Pusineri, dueño de un equipo sin una idea clara ni regularidad. El Emperador llegó con toda su experiencia y en un momento delicado para los Rojos. Y poco a poco se convierte en el líder de un plantel que tiene casi las mismas caras que en el proceso anterior, pero que ahora parece haber encontrado orden y resultados.

¿Cuáles son las claves de Falcioni para poner de pie a este grupo de futbolistas en tan poco tiempo? Una de ellas es el trabajo integral. Desde lo físico, lo futbolístico y lo táctico, algo que prometió desde su primera conferencia de prensa en el club: “Esfuerzo y disciplina”. Otro ítem fue el convencimiento: la confianza a jugadores que arrastraban un bajo nivel. Además, el pedido expreso hacia algunos futbolistas para que continuaran en el club a pesar de contar con otras ofertas. También la llegada de refuerzos que rinden partido a partido y la eficiente combinación entre experiencia y juventud: “Nuestra misión es poner un equipo competitivo y promover jóvenes”.

Falcioni: el miedo del DT de Independiente pese a la goleada ante Sarmiento

En los seis partidos oficiales desde el regreso de Falcioni se notó una mejoría. En el debut, la derrota ante Lanús (1-0) prolongó la preocupación del ciclo de Pusineri, pero la victoria ante Patronato (1-0) sin haber deslumbrado ya conformó los cimientos de lo que el entrenador quiere construir. En los triunfos ante Gimnasia (1-0), Newell’s (2-1) y Villa Mitre (1-0, por la Copa Argentina), el DT marcó su filosofía: un equipo equilibrado y duro, una idea que sus futbolistas van comprendiendo y bajo la cual se los advierte cada vez más cómodos. La goleada ante Sarmiento por 6 a 0 y el liderazgo en la zona 2 de la Copa de la Liga Profesional redondean este sorprendente comienzo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La mirada táctica dio un vuelco notorio desde que empezó la segunda etapa de Falcioni en el club de Avellaneda, tras su paso en la temporada 2005/6. El DT pensó su formación estable con una línea de cinco defensores, pese a que él prefiere llamarla “de tres”. Esa disposición no resultaba extraña debido al rótulo de “técnico defensivo” que lo acompañó durante toda su carrera. Pero con el transcurrir de los partidos fue el mismo Falcioni el que explicó la manera en la que juega su equipo: “Sí, a veces tenemos línea de cinco, pero porque jugamos con dos laterales puros [Fabricio Bustos y Lucas Rodríguez]. Pero cuando jugamos con Gastón Togni es diferente, por tratarse de un futbolista que pasa permanentemente al ataque”, despejó dudas.

Hubo modificaciones, charlas, definiciones. Futbolistas como Fabricio Bustos, Alan Franco, Lucas Romero, Pablo Hernández y Silvio Romero no atravesaban una gran actualidad, pero Falcioni se encargó de brindarles la seguridad para que volvieran a sentirse importantes dentro del esquema. Frases como “lo mejor para Alan Franco es hacer un buen campeonato, y yo en junio le llevo las valijas hasta el aeropuerto”; “Hernández es un jugador con una calidad diferente” y “a Silvio Romero lo estamos tratando potenciar desde lo físico para que rinda” son algunos ejemplos de esa muestra de confianza que el entrenador depositó sobre ellos.

El Emperador tenía el ofrecimiento de Banfield para ser el manager, pero decidió mantenerse como director técnico
Prensa Independiente


Falcioni les brindó confianza a Silvio Romero, Fabricio Bustos, Alan Franco y Pablo Hernández. (Prensa Independiente/)

Falcioni también luchó por la continuidad de varios apellidos. El primero es Jonathan Menéndez. El extremo tenía una importante oferta de Talleres y su deseo era emigrar al club cordobés. La palabra del entrenador fue más fuerte y Jony se quedó en Independiente. Con Sebastián Palacios pasó algo similar. El atacante tuvo un gran paso en su préstamo en Newell’s. Una vez finalizado su vínculo en equipo rosarino, al delantero no le seducía regresar a los Rojos. Mientras, Falcioni declaraba: “En estos días tiene que volver. Veremos las ganas que tiene él de quedarse en Independiente, es un jugador con el que quiero contar”. Su charla con el jugador y un esfuerzo económico de la dirigencia le cambiaron de parecer al ex atacante de Pachuca, que actualmente es uno de los goleadores del equipo.

Jonathan Menéndez, uno de los futbolistas por los que Falcioni insistió para que se quedaran; hoy es uno de los mejores del equipo.
ALFIERI MAURO


Jonathan Menéndez, uno de los futbolistas por los que Falcioni insistió para que se quedaran; hoy es uno de los mejores del equipo. (ALFIERI MAURO/)

Los problemas económicos que atraviesa la institución son una complicación a la hora de traer refuerzos. Deudas que se presentan día a día y pedidos de inhibición al club aparecen como complicaciones. Esto, hace que desde la dirigencia y desde el cuerpo técnico se deba tener la inteligencia suficiente para incorporar futbolistas y sin gastar tanto dinero. La llegada de Juan Manuel Insaurralde, por expreso pedido de Falcioni, garantiza a Independiente jerarquía y orden en el fondo. Sobre su arribo, el entrenador dejó su impresión: “Vino a fortalecernos por su veteranía y capacidad”.

Patronato vs Independiente
Twitter @Independiente


Juan Manuel Insaurralde le dio orden y jerarquía al fondo de Independiente. (Twitter @Independiente/)

Durante toda su carrera como entrenador, Falcioni siempre eligió darles cabida a los juveniles de los equipos por los que pasó y en este caso, no es una excepción: “En mi primer paso potencié a Sergio Agüero, David Abraham, Oscar Ustari y Lucas Biglia, y esta vez también quiero dejarle al club un futuro prometedor”, manifestaba en su presentación. Por estos días cuenta con jugadores como Sergio Barreto, Ayrton Costa, Alan Soñora y Domingo Blanco. Y por supuesto, Alan Velasco, la joya de la institución de Avellaneda, y Lucas González, que atraviesa un presente prometedor, premiado con la convocatoria a la selección Sub 23. Ese buen rendimiento de “los pibes” se da por la buena conexión que el director técnico hizo con los futbolistas más grandes, como lo son el arquero Sebastián Sosa –después de algún cortocircuito durante los primeros días–, Juan Insaurralde, Lucas Romero y Silvio Romero, entre otros. “Para esto nos apoyamos en jugadores experimentados”, resume el DT.

Independiente y Falcioni: el éxito del hombre por delante del DT

Independiente disfruta de un comienzo arrollado. Falcioni quiere calma, prudencia. Es otro de sus sellos. Y no tiene motivos para cambiar.