Independiente y Falcioni: el éxito del hombre por delante del DT

Francisco Schiavo
·2  min de lectura
Julio César Falcioni durante el partido que disputan Independiente y Lanús.
JAVIER GONZALEZ TOLEDO / FotoBAIRES

El entrenador nunca se retiró. Julio César Falcioni mantuvo el deseo intacto, incluso en los momentos de salud más delicados. Y durante el agobio que sintió durante una cuarentena que pareció eterna. El DT siempre habitó en él y palpitó con una fuerza de la que quizá el propio Falcioni ni había notado que tenía. Independiente revierte poco a poco una imagen deportiva y, a diferencia de lo que hacía en un tiempo cercano, gana. En una parte mayoritaria, los éxitos se justifican en la obra del director técnico. Pero para ello, primero y sin dudas, habrá que hablar del triunfo del hombre.

Banfield había decidido por él cuando le ofreció una suerte de secretaría técnica para darle lugar en el banco de suplentes a uno de sus colaboradores, Javier Sanguinetti. Falcioni quería dirigir. Se tomó un tiempo para pensarlo, es cierto. Pero quería dirigir. La situación no le caía del todo bien, pero él no era capaz de generar un conflicto en el club que lo adoptó como de la casa y en el que salió campeón en 2009. Hasta que Independiente –frustradas las negociaciones con Hernán Crespo– reapareció en su vida 15 años después y el entrenador ya no tuvo nada más que meditar. Y el hombre, entonces, arriesgó.

A los 64 años, con enfermedades preexistentes y aún con los estragos del coronavirus a la vista por todo el mundo, aceptó el reto pese a algunas recomendaciones de los más cercanos. Lo suyo estaba en el campo y no en los escritorios. Volvió a un club que, en parte, ya no era el que supo conocer y que, en 2006, había decidido no renovarle el contrato, en busca de un estilo más audaz. En aquel momento lo sucedió Jorge Burruchaga, que al poco tiempo hizo agua en Independiente. Falcioni sabía que volvería a convivir con los preconceptos que antes lo habían sacado del puesto. Pero dio el sí porque hacerlo fue como un renacer en la profesión de la que no quería apartarse. Otra vez un poderoso, por más caído en desgracia y caótico que pareciera, se cruzaba en su carrera.

"Me hace acordar a mí": la historia de afecto entre Maradona y Pulga Rodríguez

Arriesgó con una dirigencia de rumbo zigzagueante y que, bajo el mando de Hugo Moyano, en los últimos años había errado más que lo que había acertado; que había destratado a un emblema, Burruchaga, ya en la función de manager, y a otro hombre importante en la historia de la institución, Lucas Pusineri, en el desgastante juego de la continuidad como DT.

Julio César Falcioni le devolvió la confianza a Independiente: potenció a los jugadores que estaban y trajo a Juan Manuel Insaurralde, un refuerzo clave
Julio César Falcioni le devolvió la confianza a Independiente: potenció a los jugadores que estaban y trajo a Juan Manuel Insaurralde, un refuerzo clave


Julio César Falcioni le devolvió la confianza a Independiente: potenció a los jugadores que estaban y trajo a Juan Manuel Insaurralde, un refuerzo clave

Falcioni mantiene la prudencia sobre Independiente. Hace bien. El éxito deportivo debe parecerle al hombre lo más relativo del mundo.