Independiente tiene un eje inamovible que prescinde del clásico N° 10, acalló las críticas y tiene al equipo a las puertas de una final local

·4  min de lectura
Todos van a felicitar a Silvio Romero, uno de los referentes del equipo de Independiente; Insaurralde, el zaguero que se afianzó rápido, es otro de los que apuntalan al equipo de Julio César Falcioni
Fotobaires

La dictadura de los resultados circula en ambos sentidos en el mundo del fútbol. Lo más frecuente, con diferencia, es que no respete tiempos ni proyectos. Cada tanto, en cambio, sorprende alumbrando equipos, entrenadores o jugadores que parecían sentenciados casi desde su origen. Muy pocos hinchas de Independiente se hubieran atrevido a vaticinar hace dos meses que estarían aguardando impacientes la posibilidad de acceder a una final del fútbol local, algo que en torneos de entrecasa con sistemas de playoffs el Rojo no vive desde el Nacional 83 (caída ante Estudiantes). Pero ahí está, contra todo pronóstico, contra viento y marea.

Copa América: la Conmebol anunció la suspensión de la organización del torneo en Argentina

Julio César Falcioni es un técnico ya veterano, no solo por edad sino también por su manera de entender e interpretar el fútbol. Alejado de sofisticaciones y diagramas de última generación, se aferra a conceptos que han probado su eficacia atravesando los tiempos. Por ejemplo, el que sostiene que los equipos se arman de atrás hacia adelante, o el que afirma que la eficacia defensiva es la ruta más segura para ganar tiempo y así poder trabajar otros aspectos del juego.

Sebastián Sosa, clave para la estructura defensiva del Independiente de Falcioni
Sebastián Sosa, clave para la estructura defensiva del Independiente de Falcioni


Sebastián Sosa, clave para la estructura defensiva del Independiente de Falcioni ( /)

Fue justamente el juego, o mejor dicho el “no” juego de Independiente, lo que le valió avalanchas de críticas a Falcioni en su primer mes al frente del equipo. La defensa con centrales anclados en la puerta del área propia, la ausencia de medio campo y la lejana soledad de los delanteros en campo rival le resultaba indigerible a un público exigente de un estilo más ambicioso. Pero nada ni nadie pudo modificarle las ideas, porque su firmeza tenía como objetivo otro viejo concepto futbolístico: consolidar una columna vertebral reconocible.

El paso de los partidos, la rebeldía ante las adversidades que castigaron al plantel (epidemia de Covid-19, el accidentado viaje a Bahía, el fallecimiento de la esposa del DT, varios fallos arbitrales discutibles en su contra) y la siempre necesaria dosis de buena fortuna acabarían por fraguarla.

Sergio Barreto, Juan Insaurralde y Adrián Arregui festejan el gol en contra Bahía, por la Copa Sudamericana 2021; los dos primeros no suelen faltan casi nunca en el equipo de Falcioni, ya sea por el torneo internacional o la Copa de la Liga
JUAN MABROMATA


Sergio Barreto, Juan Insaurralde y Adrián Arregui festejan el gol en contra Bahía, por la Copa Sudamericana 2021; los dos primeros no suelen faltan casi nunca en el equipo de Falcioni, ya sea por el torneo internacional o la Copa de la Liga (JUAN MABROMATA/)

Independiente llega a la semifinal de este lunes contra Colón con una línea inamovible que nace en Sebastián Sosa, continúa por Juan Manuel Insaurralde y Lucas Romero y desemboca en Silvio Romero. Un jugador por línea, como señalan los viejos manuales, y una característica común a los cuatro: a ninguno le resultó sencillo el afianzamiento.

Eduardo Domínguez: el costado ‘bianchista’ del yerno del Virrey, el DT que ilusiona a Colón con ser campeón

Las sucesivas llegadas del arquero uruguayo y el veterano marcador central fueron observadas de reojo por la gente del Rojo. El carácter díscolo de uno y los antecedentes recientes del otro invitaban a la sospecha. Sosa fue despejando las reticencias con buenas actuaciones (más allá de errores en las salidas) y, sobre todo, su eficacia para detener penales. Insaurralde ni siquiera dio tiempo a la duda: desde el primer partido se constituyó en líder indiscutible de la defensa.

Julio César Falcioni regresó al banco de Independiente ante Estudiantes, tras el fallecimiento de su esposa
Twitter @Independiente


Julio César Falcioni regresó al banco de Independiente ante Estudiantes, tras el fallecimiento de su esposa (Twitter @Independiente/)

Los Romero, que ya estaban en el club, lograron a su vez remontar situaciones complejas con armas diferentes. El volante superó los problemas físicos y aprovechó un funcionamiento colectivo que le sienta muy bien para por fin hacer pie en el puesto de “5”. El delantero superó sus discrepancias y discusiones con la dirigencia, asumió la capitanía, soportó sin quejas el período inicial en el que contaba con escasa compañía en el ataque y pudo recuperar el instinto goleador.

Tal vez al andamiaje le falte un quinto columnista, el volante creativo y talentoso que marque diferencias. Un poco porque Falcioni no lo considera prioritario, y un mucho porque ni Andrés Roa, ni Lucas González, ni Alan Soñora dieron las respuestas adecuadas, el puesto sigue vacante.

Pero aun con esa carencia, Independiente logró un sistema fiable. Una manera de jugar que complace a su técnico, acalló las críticas y tiene al Rojo a las puertas de una final local; que le ganó por goleada a los vaticinios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.