La incertidumbre reina entre los "parranderos" de Chivas

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., noviembre 3 (EL UNIVERSAL).- Luego de no ser tomados en cuenta el fin de semana, para el partido ante Pumas, Javier Eduardo López, Alexis Peña y José Juan Vázquez se mantienen a la expectativa de lo que la directiva les diga sobre qué procederá en su caso, tras el escándalo que se armó con Dieter Villalpando, quien sigue separado del equipo atendiendo su tema legal.

La "Chofis", el defensa central y el "Gallito" están relacionados con el evento por el que se ha demandado a Villalpando, motivo por el cual el sábado la dirigencia determinó dar un golpe duro, dejándolos fuera de la convocatoria para el partido.

Los tres no estuvieron trabajando con el equipo, ni en las categorías inferiores. La dirigencia está deliberando qué castigo ejemplar pondrá, ya que violaron varios puntos internos que —antes de iniciar el torneo— por escrito se los habían dado.

Otro de los puntos al que hicieron caso omiso los tres y Villalpando fue que, en este momento, por la pandemia la exigencia era cuidarse lo más posible, tener contacto con el menor número de personas que sean ajenas a su entorno. En la directiva no se explican cómo actuaron de esta forma, ya que los mismos jugadores son testigos de la gran inversión económica que se realiza en pruebas para detectar Covid-19, como para que —en una noche de parranda— eso les haya sido indiferente y pusieron en peligro a sus compañeros, al actuar así.

La buena noticia es que Antonio Briseño y Ángel Zaldívar ya están integrados a los trabajos, toda vez que la prueba de coronavirus salió negativa y son elegibles para el encuentro del fin de semana, ante el Monterrey. José Juan Macías evoluciona, pero lento.