El silencio demoledor del mundo del fútbol ante las palabras de Iñaki Williams en 'Salvados'

Luis Tejo
·5  min de lectura
Iñaki Williams durante su participación en el programa 'Salvados' sobre racismo. Foto: laSexta.
Iñaki Williams durante su participación en el programa 'Salvados' sobre racismo. Foto: laSexta.

En España nos encanta pensar que no somos racistas. Nos enorgullecemos de nuestra historia, no tardamos en recordar en cuanto tenemos ocasión que por esta tierra han pasado incontables culturas y civilizaciones aportando cada una lo suyo, y nos jactamos de nuestro “carácter hospitalario y acogedor” para quien venga de fuera. Miramos con cierto aire de superioridad a otros países, como Francia o el Reino Unido, con conflictos raciales bien visibles (y con tasas de inmigración mucho mayores). No falta hasta quien se ofende cuando le acusan de racista alegando que eso es imposible porque “tiene un amigo negro”.

Quizás en el fondo sea verdad y no se trate de racismo, sino de desprecio a la pobreza. Porque en el imaginario colectivo una cosa son Zinedine Zidane o Karim Benzema, dignos “descendientes de los pueblos norteafricanos”, y otra los “moros” del barrio que trabajan de albañiles en la obra de la esquina. O puede que sí que sea simple y puro desprecio al diferente, ya que los aullidos de mono que dirigen los descerebrados en los estadios van dirigidos a futbolistas negros pero tan multimillonarios como cualquier compañero blanco. Sea como sea, el caso es que el problema existe. Negarlo es como esconder la basura bajo la alfombra al barrer.

Esta situación se abordó en el programa del pasado domingo de Salvados, el espacio semanal de laSexta que se dedicó en esta ocasión al tema del racismo. Y para hablar del asunto, Gonzo y compañía invitaron, entre otros, a alguien que sabe mucho del tema porque ha tenido la desgracia de sufrirlo: Iñaki Williams. Vasco, nacido en Bilbao, delantero del Athletic Club, hijo de inmigrantes de Ghana que llegaron a España tras saltar la valla en Melilla, y con la piel tan oscura como sus ancestros.

Williams dijo cosas muy jugosas. Por ejemplo, contó cómo fue el terrible viaje a través del desierto que emprendieron sus padres para llegar a Europa en busca de un futuro mejor, o las condiciones de pobreza en que vivían en Pamplona durante su infancia y adolescencia. También aclaró que llamar “negro” a un negro no es malo si se hace “con cariño y respeto”. Y, ante un mensaje de corte xenófobo de Santiago Abascal, líder de la formación ultraderechista Vox, replicó: “Si te dijese lo que pienso realmente creo que me metería en un problema. Espero y deseo que la gente no haga caso a semejante sandez”.

Las palabras y el testimonio de Williams, muy contundentes, se dieron en un programa de gran audiencia en la televisión en abierto. Como dijo Quique Peinado, “hicieron más contra el racismo que un mes de parlamento”. Pero el mismo periodista se dio cuenta de un detalle particular: son escasísimos los compañeros de profesión que se han hecho eco.

Porque sí: muchos mensajes institucionales, muchas campañas promovidas desde las autoridades, pero a título personal (que es lo que realmente tiene impacto porque es lo que queda creíble), entre poco y nada. De hecho, alguno se ha expresado en sentido contrario, compartiendo críticas a Williams y su discurso. O de eso se acusa a Pepe Reina, aunque solo se dispone de pantallazos: el retuit que habría hecho ya no aparece en su perfil.

Semejante actitud contrasta mucho con la vivida en otras situaciones en las que los futbolistas no dudan en solidarizarse con sus compañeros. Hay abundantes ejemplos, pero por lo radical del contraste podemos quedarnos con el de Roman Zozulya. Al atacante ucraniano, hoy en el Albacete, se le atribuye una supuesta ideología neonazi que contrasta con el izquierdismo extremo de la hinchada más radical del Rayo Vallecano. Por ese motivo, en una ocasión, se frustró el fichaje por los franjirrojos, y en otra, se suspendió por primera vez en la historia de España un partido por “insultos a un jugador”. Sin quedar claro si Zozulia es nazi o no, lo que sí se vio fueron numerosas muestras de apoyo por parte tanto de otros jugadores como de dirigentes. Precisamente, el motivo de que el partido en Vallecas se interrumpiera es que los demás jugadores del Albacete se negaban a continuar.

En ocasiones la ayuda se da por omisión. Cuando lo razonable sería salir a mostrar repulsa por unos hechos, incluso aunque los hubieran protagonizado compañeros y amigos, mantienen la boca cerrada. Léase el caso de Antonio Luna y Sergi Enrich, futbolistas del Eibar condenados por difundir un vídeo de carácter sexual en el que participaban ambos y otra mujer, sin consentimiento de esta. Que se sepa, ningún otro jugador del equipo vasco, ni de ningún otro club, ha salido a condenar lo ocurrido.

Es más: en nuestra liga, cuando ha habido casos flagrantes de racismo (por ejemplo, insultos desde la grada), la tendencia generalizada es intentar minimizarlos. Recalcar que se trata de casos aislados, dejarlo pasar con la esperanza de que se resuelvan solos, incluso instar a la víctima a que continúe jugando con normalidad y no cause más conflicto. Por algún motivo, o bien no da la sensación de ser un problema grave, o bien a los futbolistas, que no dudan en involucrarse en otras causas, no les compensa implicarse en esta. Hay contadísimas excepciones, es de rigor reconocerlo, pero son minoritarias.

Es cierto que, en sentido estricto, el trabajo de un jugador de fútbol, y de un deportista profesional en general, es dedicarse a la actividad física correspondiente. Ni ellos han pedido ser referentes morales ni tienen por qué adecuar su comportamiento más que cualquier otra persona en otra profesión. Lo llamativo es la diferencia: que para otros asuntos no les importe lo más mínimo mojarse, pero que si se trata de racismo apenas se vaya más allá del guion políticamente correcto ya establecido, o que, más normalmente, se mantenga un silencio sepulcral. Iñaki Williams, es probable que sin pretenderlo, ha dejado a la élite de nuestro balompié en evidencia.

Más historias que te pueden interesar: