"Imprecisos e irreconocibles": la crítica de Marcelo Gallardo tras el rendimiento de River contra Central

LA NACION
·5  min de lectura

Los cuatro primeros partidos de la Copa Libertadores tras la pausa por la pandemia de coronavirus mostraron a un River decidido, potente, seguro y eficaz, que ganó tres encuentros e igualó el otro para sellar el boleto a los octavos de final, ganar el grupo D y sostener su figura de favorito. Pero, paradójicamente, en el inicio de la Copa Liga Profesional el equipo de Marcelo Gallardo mostró una imagen desteñida, muy distinta a la que se lució en el retorno al plano internacional. Tanto en la derrota del martes pasado frente a Banfield por 3-1 como en el triunfo por 2-1 ante Rosario Central de este sábado, se evidenciaron falencias defensivas y carencias ofensivas. Y el entrenador lo sabe más que nadie.

Luego de la victoria sobre el conjunto canalla en Avellaneda, que conllevó los primeros tres puntos en la zona 3, integrada también por Godoy Cruz (próximo rival, el sábado 14), Gallardo fue muy crítico de los dos endebles rendimientos de sus dirigidos en el regreso al fútbol local, y dejó en claro la necesidad de cambiar para crecer.

Franco Armani es el sostén de un River que repite fallas pero que derrotó a Rosario Central por la Copa Liga Profesional

"Tuvimos una muy buena dinámica y presencia en los primeros partidos. Y en estos dos últimos estuvimos imprecisos e irreconocibles, en cuanto a las virtudes que tiene el equipo y lo que muestra habitualmente. No hemos logrado lo que solemos entregar. Algunos intentarán analizar sólo estos dos partidos; yo prefiero hacerlo con los seis que hemos jugado. Y cuando no se juega bien, está bueno decirlo. Nosotros somos conscientes de eso. Eso es lo importante. Hoy no jugamos bien y ganamos. A veces jugamos bien y no ganamos. Tenemos que tener un equilibrio entre la suma de la competencia y el mantenimiento del nivel", destacó el Muñeco en conferencia de prensa.

"En los últimos partidos nos han llegado con peligro, pero no es que nos llegan mucho más. Banfield fue muy efectivo. Repasé el partido tres veces. Nosotros no jugamos bien y no es que Banfield fue superior, sino que nos equiparó en el juego y tuvimos chances parejas, pero ellos fueron efectivos. Después, frente a Central el partido podía ser para cualquier lado. No tuvimos el control de juego. Y con un hombre de más generamos situaciones pero no tuvimos tranquilidad y siguieron generándonos. Son puntos por corregir", agregó el DT acerca de los problemas defensivos que padeció River.

Frente a Rosario, el conjunto millonario tuvo una noche dispar, que remarcó la doble cara del equipo: una versión más firme en el plano internacional y una más endeble en el ámbito local. Consiguió la victoria por las grandes actuaciones individuales de Franco Armani en el arco y Nicolás De La Cruz en el ataque, pero el propio Gallardo sabe que hay equivocaciones que se repiten, cuando están cerca momentos decisivos: el 24 de noviembre su equipo se medirá con Paranaense por los octavos de final de la Copa Libertadores.

"Yo veo los errores nuestros y trato de corregirlos. Tenemos que ser equilibrados. Nosotros en general somos muy confiables y en estos dos partidos no lo fuimos tanto. No tuvimos el control del juego. ¿Nos llegan? Sí, siempre nos llegan porque pensamos en el arco de enfrente e intentamos construir el ataque. La mayoría de los equipos trata de cortar nuestros circuitos, bloquear nuestro funcionamiento y aprovechar los espacios que dejamos. Y, si les damos espacio y no tenemos buen manejo de la pelota, llegan. Ahora, si tenemos el control de la pelota, fluidez y llegada... somos confiables. ¿Podemos perder? Sí, como pasó contra Banfield. Y hoy jugamos mal y ganamos. Pero si jugamos mejor, somos plenamente confiables", aseveró el entrenador.

Sí, siempre nos llegan porque pensamos en el arco de enfrente e intentamos construir el ataqueMarcelo Gallardo

Luego, el director técnico hizo foco en los dos bajos rendimientos de Paulo Díaz, reemplazante de Lucas Martínez Quarta en la zaga central, y le brindó confianza. "Puedo nombrar un montón de casos de jugadores que empiezan a tener más preponderancia y van sumando confianza a partir de que juegan. Recuerden a Pity Martínez, Casco, De La Cruz... y muchos otros. Todos tienen momentos de entrar en el equipo y empezar a sumar confianza e ir ganando certeza de que pueden funcionar de la mejor manera. Después, están la competencia y el juego. Si toca no rendir, y hay otro que está esperando y haciendo mérito... son las reglas del juego. Pero no vamos a empezar a buscar algunas cuestiones individuales cuando yo me enfoco en lo colectivo. Hoy lo colectivo no está bien", sostuvo el entrenador.

Lionel Messi no quiere parar nunca, pero le hizo falta para hacer un gol de jugada después de más de 1100 minutos

Por último, acerca de las convocatorias para la doble ventana de la eliminatoria sudamericana, que le impedirá a River tener a cinco futbolistas (Franco Armani, Gonzalo Montiel, el chileno Díaz, el paraguayo Robert Rojas y el uruguayo De La Cruz) para el duelo del domingo sábado con Godoy Cruz, el DT opinó: "No lo considero injusto porque nosotros tenemos jugadores de selección y nutrimos a las selecciones. Pero también hace pensar que a nuestro torneo local claramente le resta importancia. Si uno quiere tener a todos para darle importancia, no los tiene y el torneo no para... Hay que darle a la competencia la relevancia que merece".