¡No importó el semáforo rojo! Así se vivió el recibimiento al Atlante

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 20 (EL UNIVERSAL).- Los aficionados del Atlante ignoraron las indicaciones del propio club y de las autoridades de la Ciudad de México, al presentarse en las inmediaciones del estadio Ciudad de los Deportes, previo a la final de la Liga de Expansión.

Decenas de fanáticos azulgranas siguieron el autobús del equipo y, posteriormente, se bajaron de sus vehículos para cantar y animar a lo lejos al equipo, mientras la capital del país sufre una crisis sanitaria.

Los seguidores no se acercaron más al inmueble por la malla de seguridad que colocaron elementos de la policía de la CDMX y se quedaron sobre el Eje 6.

Por algunos minutos, se juntaron los fanáticos, la mayoría sin cubrebocas o con el protector facial mal puesto. Se saludaron, abrazaron, intercambiaron objetos y cantaron.

Horas antes, la autoridad de la capital del país informó la emergencia por Covid-19: "Los hospitales están al límite. Regresamos a aislamiento total. Desde hoy solo abren sectores indispensables. NO salgas, NO fiestas".

Además, el sábado por la tarde, los Potros de Hierro y su entrenador, Mario García, solicitaron su ausencia del estadio. Ni así hicieron caso.

Elementos de Seguridad Ciudadana agilizaron la partida de estos aficionados, quienes partieron en sus vehículos, aunque diversos de ellos compartieron transporte.

El Atlante se mide esta noche ante el Tampico Madero (1-1, global) por el título de la Liga de Expansión. La Ciudad de México reportó más de 12 mil nuevos casos hace 24 horas.