No perdió el ojo "por un milímetro" y no pitaron ni penalti

LA NACION
·1  min de lectura

Dael Fry, juega para el Middlesbrough, equipo de la segunda división inglesa y, en el partido ante el Blackburn Rovers, por la fecha 25, fue a buscar la pelota en un córner, pero quedó al borde de la tragedia.

Es que los tapones del botín de un rival impactaron sobre el lado derecho de su rostro "a un milímetro" de su globo ocular.

Tras el impacto, por el dolor y la hemorragia, Fry no pudo ponerse de pie y fue reemplazado de inmediato.

"Casi pierde un ojo, era una amenaza para su carrera... No nos dieron el penalti ni sacaron una tarjeta roja y perdimos a uno de nuestros mejores jugadores... ¡No debería haber necesitado ni el VAR para cobrar eso!", exclamó Neil Warnock, entrenador del Boro, luego del partido. Además, añadió: "Cruzamos los dedos para que sea únicamente un problema facial".

En ese sentido, el técnico contó que, según los resultados médicos, la vida del futbolista fue puesta en peligro.